Jueves 18.07.2024
Actualizado hace 10min.

"Si yo caigo, no voy a caer solo", habría expresado Pérez tras su detención

En las últimas horas, aseguran que el militar quiso quitarse la vida en el calabozo que está alojado.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La causa que investiga el presunto secuestro de Loan Danilo Peña, el nene de cinco años que desapareció el 13 de junio pasado en Corrientes, sumó un nuevo capítulo en las últimas horas. Carlos Pérez, el sanjuanino que es uno de los seis detenidos del caso, quiso suicidarse en la comisaría donde está alojado.

Según confirmaron fuentes policiales a la periodista de TN Paula Bernini, el excapitán de la Armada Carlos Pérez intentó ahorcarse este domingo con un cordón de su calzado en la comisaría sexta de Goya, donde se encuentra la Fiscalía General.

“Si yo caigo, no voy a caer solo”, expresó Pérez el viernes pasado cuando fue detenido, junto a su esposa y exempleada municipal María Victoria Caillava y el comisario Walter Maciel, poco después de que se anunciara la apertura de una investigación federal, que incluye también un posible caso de trata.

Antes de haber intentado ahorcarse, el excapitán de navío había pedido declarar a cambio de un juicio abreviado. Este lunes se espera que sea indagado nuevamente.


La desaparición de Loan en Corrientes
A 11 días de la misteriosa desaparición de Loan, la Justicia avanza en la hipótesis de que el chico fue apropiado en forma ilegal y trasladado a la provincia del Chaco. Se trataría de una trama siniestra, que podría estar relacionada con la trata de personas, en la que se montó una falsa reunión familiar y se plantaron coartadas para cubrir a los responsables.

Para los investigadores, después del almuerzo en la casa de la abuela del nene, seis chicos, entre ellos Loan, fueron llevados a un naranjal con tres adultos, un tío del chico, Bernardino Benítez, Daniel “Fierrito” Ramírez y la esposa del segundo, María del Carmen Millapi.

Siempre de acuerdo con esa hipótesis, mientras los chicos jugaban en el naranjal, Loan fue separado del resto y llevado nuevamente a la casa. Allí los esperaban la entonces funcionaria municipal María Victoria Caillava y su esposo, Carlos Pérez, quienes participaron del almuerzo y se habían ido con la excusa de ir a ver el partido de River.