Miércoles 12.06.2024
Actualizado hace 10min.

Europa en vilo: Putin anuncia el comienzo de ejercicios con armas nucleares

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, informó que la ofensiva rusa en la frontera nordeste y otras ciudades, especialmente en Jarkov, superó los mil ataques en una semana.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La guerra en Europa ya no es un fantasma, sino una cruda realidad. Rusia ha intensificado la tensión con ejercicios militares que incluyen armas nucleares tácticas en la frontera con Ucrania, país que invadió hace más de dos años.

Estados Unidos, Alemania, Francia, Polonia y otros países han decidido apoyar a Ucrania con nuevas armas y entrenamientos, incluso en territorio ruso. La situación se complicó aún más cuando drones ucranianos atacaron la región rusa de Orenburg, dejando fuera de uso un radar crucial para la detección de ataques nucleares. En respuesta, Vladimir Putin anunció ejercicios militares en la frontera con Ucrania, utilizando bombas y misiles nucleares tácticos.

Cada día la situación empeora. El domingo, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski informó que la ofensiva rusa en la frontera nordeste y otras ciudades, especialmente en Jarkov, superó los mil ataques en una semana. Putin aumentó la alarma en Occidente al declarar que todos los objetivos se están realizando y que Rusia está lista tanto técnica como militarmente.

Putin recordó a través de sus consejeros que el uso de armas nucleares tácticas forma parte de su doctrina nuclear, incluso en caso de agresión con armas convencionales si las pérdidas son críticas para la seguridad rusa. La tensión aumentó con los anuncios occidentales de nuevos envíos de armamentos a Ucrania.

En una reunión con los comandantes militares, Putin explicó que Rusia ha elevado los gastos militares al 8,7% de su riqueza nacional y que el nuevo ministro de Defensa, Andrei Belousov, es un economista, indicando una restructuración hacia una economía de guerra.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, criticó duramente a Putin en el aniversario de la República, afirmando que Rusia ha llevado la guerra al corazón de Europa y demolido la arquitectura de seguridad que garantizaba paz y estabilidad. Mattarella subrayó que Rusia ha lanzado una nueva carrera armamentista.

En Italia, la posición contraria a enviar armas a Ucrania es unánime, aunque hay discrepancias internas. El viceprimer ministro Matteo Salvini criticó a Mattarella, defendiendo a Putin y complicando la posición de la primera ministra Giorgia Meloni. A pesar de esto, Meloni mantiene su alineación con EE.UU., la OTAN y la mayoría de los países de la Unión Europea.

La cuestión de los nuevos armamentos de la OTAN ha alarmado especialmente a Alemania, el país más rico y populoso de Europa. El gobierno alemán ya había votado elevar los presupuestos de defensa militar en cien mil millones de euros y ahora propone reactivar a 900 mil reservistas.

En Gran Bretaña y Francia, la movilización de recursos militares también ha comenzado. Ambas potencias atómicas europeas se muestran escépticas sobre el futuro del conflicto.

La invasión de Rusia a Ucrania llevó a Suecia y Finlandia a decidir incorporarse a la OTAN, rediseñando las fronteras y convirtiendo al mar Báltico en un lago de la OTAN. Ahora, la frontera del Báltico es uno de los frentes más calientes en caso de una guerra después de Ucrania. Contingentes de la OTAN ya están desplegados en defensa de Lituania, Estonia y Letonia.