Sabado 18.05.2024
Actualizado hace 10min.

La verdadera acosadora de Bebé reno rompió el silencio, habló en televisión y negó las acusaciones

La mujer que supuestamente inspiró a Martha, dijo que Richard Gadd “es un psicópata”.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Bebé reno es una de las series más populares que presenta la plataforma Netflix en las últimas semanas. El gran éxito de la serie dejó al público perplejo con la tensión con la que se aborda gran parte de la historia y, sobre todo, luego de enterarse que está basada en un hecho real.

En la serie, Richard Gadd interpreta a un personaje basado en sí mismo que tiene una relación con una mujer joven llamada Martha. La serie ha sido elogiada por su honestidad y humor pero también fue criticada por su representación del acoso sexual.

En medio de este furor mundial de la serie, la mujer que supuestamente inspiró a Martha, Fiona Harvey, rompió el silencio en una entrevista con el conductor británico Piers Morgan y aseguró que la historia está mal contada porque, según sus palabras, la víctima fue ella.

Lo primero que llamó la atención es que Fiona, abogada escocesa, aseguró que no vio la producción y que escuchó sobre la escena sobre su sentencia de nueve meses, pero ante la pregunta de si alguna vez había estado en prisión, ella respondió que no. Además, aseguró que vio al comediante “dos o tres veces en su vida”.

También, negó rotundamente haber acosado a Richard y sorprendió al declarar: “Gadd es psicótico y está completamente loco”. Afirma que desde la aparición de la serie fue atacada y recibió amenazas de muerte dado a que los fanáticos empatizan con el personaje de Gadd, un humorista gris que trabaja en la barra de un bar londinense donde conoce a esta mujer a la que le ofrece un té.

Fiona niega haberle enviado mensajes de texto, o cartas como se muestra en la serie. Tras negar esto, el conductor preguntó quién envió todos esos mensajes si no fue ella: “No tengo idea, creo que probablemente se lo haya inventado el mismo”, afirmó Harvey.

En otro pasaje de la entrevista se arrepintió de haber entrado al bar donde lo conoció y lo frecuentó a lo largo de tres meses, ya que iba a comer bastante seguido, según lo que contó.

“Él me pidió tener sexo. Le dije que no, que no estaba interesada. Me dijo si quería que me arreglaba mis cortinas, me reí, y él me dijo que era un eufemismo. Me dijo ‘¿querés que vaya a tu casa?’, y le dije que tenía novio. Lo frené en seco”, remarcó.