Lunes 24.06.2024
Actualizado hace 10min.

River sufrió más de la cuenta para vencer a Libertad en Asunción

Con goles de Solari y Mastantuono, el Millonario sacó un trabajoso triunfo que le permite seguir invicto en su grupo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

River venció 2 a 1 a Libertad de Paraguay, con goles de Solari y Mastantuono, y mantiene su invicto en el Grupo H de la Copa Libertadores. Sufrió más de lo esperado en el Defensores de Chaco, pero logró traerse tres puntos claves de Asunción, para encaminar su clasificación.

Un partido emocional, en el que lo sucedido el domingo seguía allí, dando vueltas en la mente de todos. River, antes que a Libertad, tenía que vencer a sus propios temores para poder levantarse y salir adelante tras el duro golpe sufrido en el Superclásico.

La noche parecía servida para una goleada del Millonario, que desde el arranque comenzó a castigar al arco de Rodrigo Morínigo. Antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora, los de Martín Demichelis ya habían golpeado tres veces, de la mano de Aliendro, Herrera y Solari.

El equipo local no reaccionaba. Su arquero volaba de un palo al otro y la defensa sufría el desborde de Barco por izquierda y las gambetas de Echeverri.  

Tras someter a Libertad durante gran parte del primer tiempo, Solari convirtió a los 34 minutos, tras una gran asistencia de Rodrigo Aliendro en una muy buena jugada colectiva. Pero la alegría duró un puñado de minutos. Una jugada parada, un cabezazo muy potente de Matías Espinoza, que Armani no llegó a tapar y todo cambió.

Libertad consiguió un empate para el que hasta el momento había hecho muy poco, pero desde entonces se transformó en otro equipo. Lleno de confianza se adelantó algunos metros y comenzó a pelearle el dominio a los de Demichelis.

Un partido de emocional, que a River empezó a padecer. En la segunda parte Libertad avisó que no estaba dispuesto a entregarse fácilmente. Con otra pelota parada estuvo muy cerca de ponerse en ventaja, pero el remate de Tacuara Cardozo se fue desviado.

Mastantuono y Fonseca y unos minutos más tarde, Nacho Fernández y Manuel Lanzini, el entrenador movió el banco todo lo que pudo para buscar una reacción dentro de la cancha. Libertad le había arrebatado la pelota y con lo poco que tenía lograba lastimar a una defensa frágil.

Sin quererlo, River quedaba jugando al contraataque, sufriendo más de la cuenta cada vez que tenía que generar juego. 

Y cuando la noche en el Defensores de Chaco se encaminaba hacia una igualdad apareció el único que podía salvar al Millonario, Mastantuono frotó la lámpara, pisó la pelota dentro del área rival y definió con excelencia al palo más lejano del arquero. 2 a 1 y a respirar aliviados.

Borja tuvo la chance de extender el marcador, pero el colombiano desperdició el mano a mano. Del otro lado, Libertad pudo empatarlo en el final de la mano de Viera. 

Una victoria trabajosa, luchada y sufrida, pero que le permitió al Millonario instalarse en el primer lugar del Grupo H y encaminar su clasificación.