Lunes 24.06.2024
Actualizado hace 10min.

Consultores estiman que la inflación de abril podría ser de un dígito

Según estiman los relevamientos de consultoras privadas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Todavía en niveles muy altos, la primera quincena de abril habría arrojado buenas noticias en materia de precios para el Gobierno, ya que, según el relevamiento de consultoras privadas, la inflación en ese período ronda el 9%. Apoyados sobre estas cifras, los analistas estiman que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) podría ubicarse en un dígito en el cuarto mes del año.

El índice que elabora Fundación Libertad y Progreso registró un aumento del 9,5% mensual en la primera mitad del mes, desacelerándose 1,1 puntos desde el 10,6% relevado al cierre de marzo. “En comparación con el IPC del Indec de marzo, que dio 11% mensual, la desaceleración es de 1,5 puntos porcentuales”, se indicó.

En la segunda semana de abril, según el análisis de Libertad y Progreso, la variación fue del 0,4% semanal, el registro más bajo en seis meses. “Hay que remontarse hasta octubre de 2023 para encontrar una suba similar. De esta manera, proyectamos que la suba del IPC LyP en abril se situaría en el 9%, siendo la primera variación de un dígito desde octubre de 2023″, se afirmó en el informe mencionado.

No es la única proyección que ubica a la inflación en un dígito ya en abril, es decir, un mes antes de lo que había estimado el propio Gobierno. Este optimismo se basa, en parte, en la desaceleración de los precios de Alimentos y bebidas, un rubro de alto impacto en la medición, aunque deben tenerse en cuenta otros factores, como el ajuste a las tarifas de servicios públicos y el crawling peg del 2%.

Como explica el último informe de C&T Asesores Económicos, aunque los precios minoristas para la región del Gran Buenos Aires muestran un fuerte impacto del ajuste del gas y el agua, también se observa una moderación en otros rubros, como alimentos, lo que podría llevar a que la inflación general de abril fuera de un dígito.

María Castiglioni, economista de esa firma, explicó que, por el momento, el segmento de alimentos está marcando 8,3%. Pese a que en la primera semana del mes se registraron subas en carnes y lácteos, principalmente, en la segunda se consolidó la tendencia de desaceleración.

“Hubo una fuerte caída en verduras, y mucha desaceleración en alimentos, infusiones y bebidas. Mirando esta tendencia, y tratando de ser prudentes, estimamos que la inflación en GBA, que es donde más pesa la suba de tarifas, puede cerrar entre 9,5% y 10,5%. O sea, podría estar en un dígito, pero hay que ver cómo sigue la dinámica. En el resto del país es muy probable que termine en un dígito”, detalló Castiglioni.

De hecho, según los datos de LCG, la suba de ese segmento clave promedia 6,2% en las últimas cuatro semanas y acumula 0,6% en las primeras dos del mes. Esto se explica por la caída de los productos panificados, azúcar, miel, aceites y verduras, entre otros.

Con esto en vista, la economista Rocío Bisang, de la consultora Eco Go, estimó el cierre del mes alrededor de 8,9%: “En general, estamos viendo una moderación bastante importante en todos los rubros, salvo vivienda, donde los aumentos de tarifas impulsan al alza”, comentó.