Domingo 23.06.2024
Actualizado hace 10min.

Condenaron a 27 años de prisión al femicida de Lola Chomnalez

Se trata de Leonardo David Sena, quien había quedado preso por el ADN.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La justicia uruguaya condenó a 27 años y 6 meses de prisión a Leonardo David Sena por el femicidio de Lola Chomnalez, la adolescente argentina que fue asesinada en diciembre de 2014 en una playa Barra de Valizas.

Sena, que ya tenía antecedentes penales por otros dos hechos de abuso sexual y violencia de género, fue detenido en mayo de 2022 en Chuy, en el límite de Uruguay con Brasil. Este miércoles, fue encontrado culpable del delito de “homicidio muy especialmente agravado”.

El juez Juan Giménez Vera consideró el nivel de peligrosidad del acusado, sus antecedentes y por hecho de haber enterrado el cuerpo de la víctima luego de haberla matado. De todas formas, se le descontará el tiempo en el que cumplió con prisión preventiva, así como de “su cargo los gastos del proceso, alimentación, vestido y alojamiento que correspondan”.

La prueba clave para su arresto fue un cotejo de ADN, que dio positivo respecto de su sangre y la hallada en la escena del crimen.

El acusado declaró ante la justicia que era inocente y que se había cortado con una botella de vidrio mientras trabajaba, poco antes de que fuera a tomar mates a la playa, donde dijo que encontró la mochila de Lola y sus pertenencias.

No obstante, los investigadores encontraron que el ADN de Sena no estaba solo presente en los registros de la escena del crimen, sino que también estaba “mezclado” con el de Lola Chomnalez.

A su vez, el otro proceso judicial de este caso es el que compromete a Ángel Eduardo Moreira Martínez, alias “Cachila”, quien fue absuelto en primera instancia por el juez Giménez Vera, pero el Tribunal de Apelaciones revocó el fallo en febrero del año pasado y lo condenó a 8 años de prisión por “encubrimiento”.

EL CASO: 

Lola Chomnalez (14) viajó a Barra de Valizas el sábado 27 de diciembre de 2014 y se alojó en la casa de su madrina, Claudia Fernández, quien se encontraba junto a su esposo, Hernán Tuzinkevcih, y su hijo.

Al día siguiente, la adolescente desapareció cuando salió a caminar por la playa y dos días después la encontraron asesinada a unos cuatro kilómetros de la casa, en una zona de médanos.

La autopsia determinó que Lola murió por asfixia por sofocación y que presentaba varios cortes hechos con un arma blanca en distintas partes del cuerpo.

Para la fiscalía, la adolescente trató de escapar corriendo de sus asesinos, fue alcanzada, apuñalada y golpeada en la cabeza para finalmente morir asfixiada cuando, ante sus probables pedidos de auxilio, le apretaron la cara contra la arena.