Martes 25.06.2024
Actualizado hace 10min.

"Por favor, salvá a mi bebé", las últimas palabras de la mujer que murió apuñalada en el ataque en Sydney

Ashlee Good paseaba por el shopping cuando un hombre irrumpió y comenzó a atacar a todo el que se le cruzaba. Ella murió y su hija de apenas 9 meses pelea por su vida.

COMPARTÍ ESTA NOTA

a doctora Ashlee Good, de 38 años, estaba empujando a su bebé Harriet, de nueve meses, por el centro comercial Westfield cuando el atacante la apuñaló en su cochecito, informa The Daily Telegraph.

Con su último aliento, la doctora Good le entregó a su bebé ensangrentada a los brazos de un extraño que pasaba junto a su hermano, y les rogó que la salvaran. Segundos antes ella y su pequeña habían sufrido un brutal ataque de un hombre que irrumpió en el shopping con un cuchillo y atacó a todo el que se cruzaba en su camino. 

La bebé Harriet se encuentra actualmente en estado crítico en el hospital St Vincent's de Sydney y se cree que fue operada en una frenética lucha de los médicos por salvarle la vida. La madre de la pequeña también fue trasladada al hospital pero poco tiempo después murió.

"Ella se acercó con el bebé y me lo arrojó, y yo simplemente lo sostuve", dijo uno de los dos hermanos a 9News.

"Simplemente ayudé sosteniendo al bebé y tratando de comprimirlo, y lo mismo con la madre, tratando de comprimir la sangre para que se detuviera y llamara a la ambulancia y a la policía. "Había mucha sangre en el suelo".

"Seguimos gritando para que consiguieran algo de ropa que nos ayudara a comprimir y detener el sangrado del bebé", dijo.

Otro testigo dijo a los medios locales: "Nos entregó el bebé y dijo: "por favor, ayuda, ayuda". "Estaba sangrando por la cabeza, por la cara... el bebé estaba sangrando", añadió.

Un total de nueve personas, incluida la hija de la doctora Good, sufrieron heridas de cuchillo después de que un hombre de 40 años realizara un aterrador ataque con un cuchillo en el centro comercial Bondi Junction antes de ser asesinado a tiros por una mujer policía.

Apenas unas horas antes de ser apuñalada, la doctora Good había publicado una foto de ella misma en Instagram sosteniendo al bebé en brazos.