Sabado 18.05.2024
Actualizado hace 10min.

Cerca de 3 horas duró la reunión entre el Gobierno y la CGT

Los puntos en conflicto y la proximidad del paro general fueron los temas de la charla.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Con el objetivo de debatir sobre la reforma laboral que se enviará en los próximos días al Congreso, el Gobierno recibió esta tarde en la Casa Rosada y durante tres horas a los principales dirigentes de la CGT, con Hugo Moyano a la cabeza, para tratar de acordar sobre los puntos que incluirá el proyecto.

De acuerdo con lo que precisaron a Infobae distintas fuentes que participaron del encuentro, durante el mismo los gremialistas aprovecharon para reclamar por la homologación de las paritarias, pero las autoridades nacionales insistieron en que no van a respaldar ningún aumento por encima de la inflación.

Los líderes sindicales arribaron a Balcarce 50 poco antes de las 16:30 y se dirigieron directamente al despacho del ministro de Interior, Guillermo Francos, donde también estaba el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, quienes los invitaron para tratar de acordar con este sector los artículos más conflictivos, antes de que el asunto comience a ser debatido en la Cámara de Diputados.

Además de Moyano, también participaron del encuentro los secretarios generales de la central obrera, Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), y las autoridades de los gremios de la construcción, Gerardo Martínez; de la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez; de los Seguros, Jorge Sola, y de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri.

En la sala también se encontraban los secretarios de Trabajo, Julio Cordero, y de Interior, Lisandro Catalán, y los gremialistas Marina Jaureguiberry (SADOP); Cristian Jerónimo (Empleados del Vidrio); Susana Benítez (SATSAID), y Oscar Rojas (Maestranza).

La sorpresa de la jornada fue la aparición del líder camionero, a quien no esperaban en las oficinas de Francos, donde calculaban que el que iba a venir iba a ser su hijo Pablo, que también integra la cúpula de la CGT, pero no llegó.

Los dirigentes gremiales se interiorizaron sobre el proyecto de Ley Bases y pidieron por la homologación de convenios y las futuras negociaciones paritarias, aunque sobre este último aspecto no hubo coincidencias.