Domingo 19.05.2024
Actualizado hace 10min.

Muerte de un criancero chileno en la cordillera: bajaron el cuerpo en mula

El hombre tenia 59 años  y fue trasladado a la Morgue Judicial para la práctica de autopsia correspondiente.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante la jornada del Viernes santo , personal policial de la Comisaría 33° de Barreal (calingasta) fue notificado de la muerte de un criancero chileno en la Cordillera de Los Andes, aproximadamente a cuatro kilómetros del campamento de exploración minera Vanesa.

El fallecido tenía 59 años y su nombre era Jorge "Pepe" Pinilla Campos. El hombre ingresó al país sin autorización y por un paso no habilitado para traer a pastar animales. Hubo un importante operativo para trasladar el cuerpo hasta el Gran San Juan.

El deceso de Pinilla Campos fue informado a funcionarios judiciales pasadas las 5 de la madrugada. Conocieron que el criancero murió en la Cordillera de los Andes, aproximadamente a 4 kilómetros del campamento de exploración minera Vanesa, que pertenece a la empresa Fortescue. Ante la noticia, se formó una comisión junto con personal de Criminalística, funcionarios del Ministerio Público Fiscal, el grupo Geras, la Comisaría 33° de Barreal y Gendarmería Nacional, con el objetivo de arribar al lugar.

Cerca de las 18:40 confirmaron la muerte del criancero chileno. Cabe destacar que varios integrantes del operativo partieron a las 10:15 del Gran San Juan. Minutos antes de las 23 horas, emprendieron el viaje de regreso con el cadáver, para la realización de la autopsia.

Durante el operativo entrevistaron al hermano del fallecido, José Manuel Pinilla Campos. El hombre informó que su familiar ingresó a la República Argentina el pasado 22 de marzo, sin autorización y por un paso no habilitado. El propósito era traer a pastar animales.

Según el testimonio del hermano, el pasado miércoles 27 de marzo “Pepe” Pinilla Campos comenzó a tener dolores abdominales y en el pecho. El jueves 28 se descompensó.

Por este motivo, su hermano José Manuel fue hasta el campamento minero para pedir ayuda. Allí lo auxiliaron un enfermero y un rescatista. Al llegar al lugar, realizaron tareas de RCP, pero no pudieron reanimarlo. Posteriormente, confirmaron la muerte del criancero en la madrugada del viernes.

Los funcionarios judiciales Mariano Carrera y Agostina Ventimiglia dispusieron diversas medidas para esclarecer los hechos. Ordenaron el levantamiento del cadáver y su traslado a la Morgue Judicial para la práctica de la autopsia.

Por las extremas dificultades que presentaba el lugar para su arribo, se llegó en vehículos de doble tracción. En un primer momento fue por los caminos mineros y luego a campo traviesa, con una distancia de 1,2 kilómetros del cuerpo. Desde allí se dirigieron a pie por la zona montañosa. Luego, el cadáver fue trasladado en mula hasta el punto donde se encontraban los vehículos.