Sabado 18.05.2024
Actualizado hace 10min.

Caso Vélez: la declaración de los cuatro jugadores acusados de abuso sexual

Se dieron a conocer los testimonios de los futbolistas, los cuales admiten que tuvieron relaciones sexuales con la joven, pero que fueron consentidas según ellos.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Se conocieron parte de los testimonios de los cuatro futbolistas deVélez Sarsfield en la causa que los involucra por supuesto abuso sexual contra una joven periodista de 24 años sucedido entre la noche del 2 y 3 de marzo en Tucumán.

En ese sentido, tanto José Ignacio Florentín, Brian Cufré, Abel Osorio y Sebastián Sosa (los futbolistas acusados) coincidieron en que la mantuvieron relaciones sexuales con la víctima, aunque estas fueron consentidas por ella.

Desde un principio ella siempre mantuvo que las relaciones sexuales no fueron consentidas y ese es el punto central en el que se sitúa la causa, porque es lo que puede definir la culpabilidad o no de los deportistas.

 

EL TESTIMONIO DE FLORENTÍN

El mediocampista paraguayo José Ignacio Florentín reveló que la joven llegó invitada por Sebastián Sosa a la habitación 407 del hotel Hilton de la ciudad de San Miguel de Tucumán, portando una botella de Fernet y una gaseosa en su mochila. “Mientras estábamos tomando, ella se levantó para ir al baño porque se quería bañar”, comentó.

“Nosotros nos miramos sorprendidos. Entonces fue al baño a ducharse y salió con un corpiño. La tenía de frente, vino y se sentó en la cama que estaba al lado mío”, continuó.

A posteriori, dijo que la supuesta víctima le pidió que le hiciera masajes porque tuvo “un día duro y estaba muy contracturada”.

 

Acto seguido, mientras le realizaba los masajes, ambos se besaron, lo que desencadenó en las relaciones sexuales: “Se dio vuelta y nos empezamos a besar, a acariciar. Uno de los chicos apagó la tele y ahí nos quedamos a oscuras, solo había música”.

“Me tocaba y yo la tocaba por debajo de la ropa, luego se quita el short y nos acostamos en la cama. En un momento me dice que me ponga el preservativo, a lo que yo le dije que no tenía. Entonces me pidió que le pase la mochila porque ella tenía. Sacó una cajita oscura, me lo puse y ahí empezamos a tener relaciones”, describió.

“No fue tan largo porque yo acabé muy rápido, tengo ese problema. Me fui para el baño y me quedé un largo tiempo, porque me estaba limpiando. Tenía un poco de vergüenza de lo que pasó. En voz baja le pedí perdón por haber terminado muy rápido y ella burlándose se rio un poco de la ocasión”, confesó.

 


QUÉ DIJO BRIAN CUFRÉ

Quien también relató un hecho similar fue otro de los futbolistas involucrados, el defensor Brian Cufré, quien confesó haber tenido relaciones sexuales con ella.

“Cuando entra a la habitación se choca con Seba, que salía del baño. Estaba con una mochila, la apoya abajo del televisor y saca un Fernet con Coca-Cola”, dijo.

“La pasamos superbién, hablamos de un montón de temas en un tiempo larguísimo”, agregó.

“Se la veía superdistendida, charlaba mucho, se reía, todo superbién. La verdad que nada raro. Seguimos charlando hasta que dice que se quiere ir a bañar. Ahí es cuando nosotros nos miramos como diciendo ´qué raro´. Seba ya sabía porque ella le había dicho que se quería bañar, pero nosotros no sabíamos”, continuó.

Transcurrieron unos minutos y al salir de ducharse “estaba sin corpiño, el top no sé dónde estaba. Se va directamente a acostar a la cama de Osorio, y al lado estaba Florentín. En un momento, Florentín empieza a hacerle masajes a ella. Cuando la empieza a masajear, no se escucha nada, estaban lo más bien. Nosotros con Osorio jugando al Free Fair en el celular”.

“Se escuchaba que ambos estaban charlando y luego que se dan un beso. Ahí se apaga la televisión, que era la luz que estaba prendida. La música seguía de fondo bajita porque ya era tarde. En un momento veo que ella le pasa a Florentín una mochila que había traído y saca algo, pero no veo bien qué es. Dejó la mochila al costado del sofá, empiezan a tener relaciones y se la escuchaba gemir. Nunca se escuchó un ´no´, nunca se escuchó un ´pará´, nunca se escuchó nada. Tengo dos hijas chiquititas y si hubiera escuchado algo hubiera intervenido”, se sinceró.

Luego, y según su versión de los hechos, Florentín dijo que ya era hora de irse a dormir porque debían levantarse muy temprano a la mañana siguiente y comentó que “la chica pregunta ´¿alguno tiene para dejarme efectivo que no tengo para el Uber?´ Ahí saco y le doy $7000 u $8000, más no porque no tenía más, y le dejo la plata en la mesita de luz”.

OSORIO Y SOSA: SUS TESTIMONIOS

Quienes también hablaron fueron los futbolistas Abiel Osorio y Sebastián Sosa. El primero comentó que “no quería tener sexo, estaba inhibido, vi que estuvo con dos compañeros”.

Osorio era compañero de habitación de Sosa y explicó que el arquero le comentó que había invitado a alguien: “Me dice ´che, va a venir una chica, es amiga´. Yo estaba con el celular y no le di mucha importancia, le dije que estaba bien”, comentó.

A su vez, este delantero de 21 años también coincidió en que la joven pidió ir a bañarse: “Cuando sale estaba en corpiño y la remera no la tenía en las manos. Se acostó en una cama y vemos que José -Florentín- le empieza a hacer masajes y comienzan a hablar entre ellos. Nosotros seguíamos hablando y ellos arrancaron a los besos”.

“Brian no estuvo ni dos minutos que después fue al baño. Cuando sale del baño se cruza con Florentín, que luego se sienta al lado de la chica y empezaron a hablar”, sumó.

Al retirarse Florentín, Osorio se queda con la joven: “Yo no estaba convencido de si quería hacer eso. No tenía ganas de tener relaciones sexuales con ella y la abracé. Estaba inhibido, había visto que había estado con dos compañeros. Pasa ese momento, seguimos hablando y suena la alarma. Se levanta y empieza a buscar sus cosas”.

Por su parte, Sosa describió su versión de los hechos: “Yo estaba en otra onda, en otro ambiente. Era el que ponía la música, mientras tanto me hablaba con mi señora que estaba en un cumpleaños, entonces era un ida y vuelta de mensajes con ella. No estaba prestando atención a lo que ellos conversaban, aunque participaba de alguna que otra charla. Así estuvimos una hora y media”.

Y agrega: “Ella me pide para bañarse a lo que yo le digo que no había ningún problema, porque no veía nada extraño en esa situación. Cuando sale estaba en corpiño. En ningún momento la vi incómoda, es por eso que yo le digo por mensaje que siempre la vi bien”.

A posteriori, comentó: “Estaba con sueño y tenía ganas de dormir, me sentía con pocas energías, y al rato me dormí. Recuerdo despertarme después cuando escucho conversaciones, volteo a mirar y no había nadie. Seguí durmiendo hasta que ella vino y alumbró buscando su ropa”.

 

Tras irse del hotel, Sosa reconoció que inició una conversación con ella: “Me quedé despierto y empecé una conversación con ella, por me decía que le pregunte al paraguayo si había usado preservativo. Es más, me quedé preocupado hasta que le pregunté si había llegado bien a su casa, y luego puse la alarma para dormir porque teníamos dos horas nomás para hacerlo antes de salir”.

 

“Toda esta situación me descoloca porque yo no esperaba vivir esto, no me parece tener que estar viviendo esto solo por hacerle una invitación a una persona a que venga a tomar algo, me parece que es demasiado lo que está viviendo uno solo por invitar a alguien a tomar, por una simple invitación con un mensaje. Nunca intenté engañarla, nunca le dije que la llamaba para una entrevista, nunca intenté presionarla, están clarísimas las conversaciones en los chats”, resaltó.