Martes 16.04.2024
Actualizado hace 10min.

El Estado Islámico se adjudicó el sangriento atentado que tuvo lugar en Moscú

Hay más de 100 heridos por el ataque perpetrado en en la sala de conciertos Crocus City Hall.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Una explosión y un tiroteo tuvieron lugar este viernes en la sala de conciertos Crocus City Hall, en Krasnogorsk, a las afueras de la capital de Rusia. Videos compartidos en redes sociales muestran a la gente que estaba disfrutando de un show del grupo Piknik huyendo del salón, así como una densa nube de humo negro saliendo del sitio y se reportó también el colapso del techo del sitio.

Las imágenes que se viralizaron muestran tres personas vestidas con ropa de camuflaje, irrumpiendo en el lugar y abriendo fuego indiscriminadamente en el interior de la sala usando fusiles automáticos. Otros videos muestran los cuerpos yaciendo en el suelo entre manchas de sangre. No obstante, servicios de emergencia no pudieron determinar aún si hubo más atacantes, por lo que se consideran hasta cinco tiradores. 

Dave Primov, presente en la sala, comentó a Kommersant: “Faltaban literalmente 10 minutos para el inicio del concierto, el 70% de toda la sala Crocus ya estaba reunida y escuchamos lo que pensé que eran fuegos artificiales, en el lado izquierdo, en algún lugar fuera del pasillo. Vimos cómo una multitud de personas de abajo empezaban a moverse como ríos y, entonces, nos dimos cuenta de que algo andaba mal. La gente empezó a gritar y a correr y empezaron los disparos, sólo ráfagas de ametralladora. Dispararon directamente a la multitud contra la gente”.

Un periodista de la agencia RIA Novosti sumó que “a las personas en la sala se las hizo acostarse en el suelo para protegerlas de los disparos durante 15 o 20 minutos” y agregó que la gente empezó a salir cuando ya no había peligro.

El gobernador Andréi Vorobiov llegó al lugar de los hechos poco después de que se conociera la noticia y ordenó la creación de una unidad de trabajo especial, que incluye a los efectivos del Escuadrón Especial de Respuesta Rápida de la Guardia Nacional y los antidisturbios, para controlar la situación. También trabajan bomberos, asistidos por dos helicópteros -uno de ellos un MI-26, de los más grandes del mundo-, y más de 70 ambulancias. En total, el Ministerio de Situaciones de Emergencia contabilizó 320 personas y 130 equipos dedicados a esta tarea.