Lunes 20.05.2024
Actualizado hace 10min.

Argentina ingresó al grupo de los BRICS tras la presión diplomática de Brasil, China y la India

También se sumarán al bloque Irán, Arabia Saudita, Etiopía, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos. El Presidente hizo el anuncio oficial por cadena nacional y destacó que "ser parte de los BRICS nos fortalece".

COMPARTÍ ESTA NOTA

Argentina ingresó a los BRICS, que agrupa a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica. Lo aprobaron por unanimidad representantes de esas cinco naciones que realizan una Cumbre desde el martes en Johannesburgo, la capital sudafricana, en su ultima sesión este jueves. También se sumaron Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

La decisión se adoptó tras la presión diplomática que ejercieron China, Brasil e India. Sudáfrica pretendía que en este encuentro -que se extendió por tres días- solamente se discutiera el criterio de ingreso al foro regional pero su postura fue quedando en desventaja a medida que avanzaron las discusiones. No había consenso en las primeras deliberaciones sobre cuándo y cuántos países podrían adherirse.

El presidente argentino Alberto Fernández había sido invitado a la Cumbre pero decidió no concurrir. Sin embargo, desde Buenos Aires, junto al canciller Santiago Cafiero estuvieron haciendo las gestiones para que la iniciativa que tenía un gran impulso sobre todo desde Brasil, el primer socio comercial de la Argentina, avanzara. Debido a la diferencia horaria (5 horas más en Johannesburgo que en nuestro país) el Presidente anunciaría la noticia del ingreso a los BRICS a primera hora de la mañana de este jueves.

Había 23 países postulantes para ingresar al grupo. Además de Argentina, también se asociaron Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Irán.

Los BRICS surgieron en 2008 como un grupo de economías emergentes con un gran potencial en recursos naturales y un crecimiento importante del producto bruto interno (PBI) cuya intención es competir con la influencia global de Estados Unidos en la economía mundial. Fundamentalmente con el impulso de China y Rusia que son socios en la guerra que se está librando contra Ucrania.

En esta 15ta reunión del grupo BRICS en Johannesburgo, la capital sudafricana, el presidente anfitrión Ciryl Ramaphosa recibió a sus pares de China y Brasil, Xi Jinping Luiz Inacio “Lula” da Silva, respectivamente, al premier de India, Narendra Modri y al canciller de Rusia Serguei Lavrov, quien reemplazó al mandatario de su país, Vladimir Putin, ausente porque pesa sobre él una denuncia en el Tribunal Penal Internacional por crímenes de guerra cometidos en la contienda bélica con Ucrania que lo exponen a ser detenido. Putin se mostró el primer día a través de una comunicación por videoconferencia.

Desde 2011 cuando se incorporó Sudáfrica que el grupo BRICS no tiene una ampliación. Cada vez que se efectúa una Cumbre de este tipo sus integrantes proponen a un candidato de su continente. Lula, dada la buena relación que mantiene con Alberto Fernández, había manifestado en varias oportunidades sus intenciones de promover la incorporación de Argentina al bloque multilateral que representa el 23% del PBI mundial, el 18% del comercio en el planeta y el 42% de la población mundial.

La ex mandataria brasileña Dilma Rousseff preside el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS desde marzo de este año. Sucedió en el cargo al diplomático brasileño Marcos Prado Troyjo (un hombre colocado por Jair Bolsonaro), quien había asumido en 2020 y cuyo mandato acababa en 2025.

Los BRICS crearon en 2015 el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) con la ambición de proponer una alternativa al Banco Mundial y al FMI. Esa institución, con sede en Shanghai, invirtió hasta el momento 30.000 millones de dólares en proyectos de infraestructuras y desarrollo sostenible en los Estados miembros y en economías en desarrollo.

Rousseff le dijo hace unos pocos días al diario británico Financial Times que el NBD tiene previsto otorgar préstamos en las monedas brasileña y sudafricana dentro de un plan que permita reducir la dependencia de las transacciones en dólares estadounidenses.

Lula, por su parte, había dicho el miércoles de la semana pasada, 16 de agosto, en Brasilia que “en mi opinión, el banco del BRICS debe ayudar al desarrollo con una financiación adecuada, sin espadas en la cabeza”, como “hace el Fondo Monetario Internacional (FMI)”, en su primera rueda de prensa con corresponsales extranjeros desde que asumió el poder, el pasado 1 de enero. El líder del PT brasileño aseguró que el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), constituido por los BRICS, “debe ser más generoso” y promover políticas financieras que permitan facilitar el camino para acabar con “las grandes desigualdades” que existen en el mundo.

Ya en tierra sudafricana, Lula aseguró en el segundo día de la Cumbre que “el interés de varios países por unirse al grupo es el reconocimiento de su creciente relevancia”. China, peso pesado económico del grupo, reiteró su posición a favor de la expansión, según informó la agencia de noticias francesa AFP. “Los BRICS deben obrar en favor del multilateralismo y no crear pequeños bloques. Debemos integrar a otros países en la familia de los BRICS”, sostuvo el presidente chino, Xi Jinping. Una postura similar a la que poco después exhibió el primer ministro indio, Narendra Modri.