Lunes 26.02.2024
Actualizado hace 10min.

Murió Tina Turner a los 83 años

Fue una de las grandes vocalistas e intérpretes más carismáticas de ese género musical y le puso voz a clásicos como “What’s Love Got to Do With It” y “Let’s Stay Together”

COMPARTÍ ESTA NOTA

Tina Turner, la imparable cantante y actriz de teatro que se asoció con su esposo Ike Turner para una serie dinámica de exitosos discos y espectáculos en vivo en las décadas de 1960 y 1970 y sobrevivió a su horrible matrimonio para triunfar con la exitosa canción “What’s Love Got hacer con eso”, murió a los 83 años.

Turner murió el martes tras una larga enfermedad en su casa de Küsnacht, cerca de Zúrich, Suiza, según informó su manager. Se convirtió en ciudadana suiza hace una década.

Durante sus últimos años de vida, la artista sufrió problemas de salud. En 2016 fue diagnosticada con cáncer intestinal y recibió trasplante de riñón en 2017.

Pocas estrellas viajaron tan lejos (nació Anna Mae Bullock en un hospital segregado de Tennessee y pasó sus últimos años en una propiedad de 260,000 pies cuadrados en el lago Zurich) y consiguieron tanto éxito. Físicamente maltratada, emocionalmente devastada y financieramente arruinada por su relación de 20 años con Ike Turner, se convirtió en una superestrella por sí misma a los 40 años, en un momento en que la mayoría de sus compañeros estaban en decadencia, y seguía siendo una de las principales atracciones de conciertos para Años después.

Con admiradores que van desde Beyoncé hasta Mick Jagger, Turner fue uno de los artistas más exitosos del mundo, conocido por un núcleo de favoritos del pop, rock y rhythm and blues: “Proud Mary”, “Nutbush City Limits”, “River Deep, Mountain High “, y los éxitos que tuvo en los años 80, entre ellos “What’s Love Got to Do with It”, “We Don’t Need Another Hero” y una versión de “Let’s Stay Together” de Al Green.

Sus marcas registradas eran su voz ronca, su sonrisa audaz, sus pómulos fuertes y sus piernas musculosas y de pasos rápidos que no se avergonzaba de mostrar. Vendió más de 150 millones de discos en todo el mundo, ganó 12 premios Grammy, fue votada junto con Ike al Salón de la Fama del Rock and Roll en 1991 (y sola en 2021) y fue homenajeada en el Kennedy Center en 2005, con Beyoncé y Oprah Winfrey entre sus más grandes admiradoras. Su vida se convirtió en la base de una película, un musical de Broadway y un documental de HBO en 2021 que llamó su despedida pública.

Hasta que dejó a su esposo y reveló su dura historia de violencia y maltratos, era conocida en los escenario junto a Ike, la protagonista de “Ike and Tina Turner Revue”. Ike fue el primero en facturar y dirigió el espectáculo, eligiendo el material, los arreglos, los coristas. Estuvieron de gira constantemente durante años, en parte porque Ike a menudo andaba corto de dinero y no estaba dispuesto a perderse un concierto. Tina Turner se vio obligada a continuar con bronquitis, con neumonía, con un pulmón derecho colapsado.

Otras veces, el causante de sus desgracias era el mismo Ike.

Como relató en sus memorias, “Yo, Tina”, Ike comenzó a golpearla poco después de que se conocieron, a mediados de la década de 1950, y solo se volvió más cruel y violento con el tiempo. Provocado por cualquier cosa y por cualquiera, le arrojaba café caliente a la cara, la asfixiaba o la golpeaba hasta que se le hinchaban los ojos y luego la violaba. Antes de un espectáculo, le rompió la mandíbula y ella subió al escenario con la boca llena de sangre.

Aterrorizada tanto de estar con Ike como de estar sin él, atribuyó a su fe budista, que inició a mediados de la década de 1970, el haber logrado una sensación de fortaleza y autoestima. Finalmente pudo dejar su tortuosa relación a principios de julio de 1976. The Ike and Tina Turner Revue estaba programado para abrir una gira por el bicentenario del país cuando Tina se escapó de su habitación de hotel en Dallas, con solo una tarjeta de crédito Mobil y 36 centavos, mientras Ike dormía. Se apresuró a cruzar una carretera cercana, esquivando por poco un camión que iba a toda velocidad, y encontró otro hotel para quedarse.

Lo miré (a Ike) y pensé: ‘Me acabas de vencer por última vez, tonto’”, recordó en sus memorias.

Turner fue una de las primeras celebridades en hablar con franqueza sobre el abuso doméstico, convirtiéndose en una heroína para las mujeres maltratadas y un símbolo de resiliencia para todos.