Lunes 26.02.2024
Actualizado hace 10min.

El cura Julio César Grassi se recibió de abogado y podría salir de la cárcel

Está detenido desde 2013 en el penal de Campana por los delitos de abuso sexual agravado a menores de edad. Sus abogados apelaron un fallo judicial que podría beneficiarlo a partir de mayo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Julio César Grassi, detenido desde 2013 en una celda individual de la cárcel de Campana, podría gozar de un beneficio a partir de mayo si es que la Justicia falla a favor suyo luego de que sus abogados apelaran una decisión judicial de junio de 2022.

La condena por abuso sexual al sacerdote de 66 años, que en principio regía hasta el 7 de agosto de 2026, fue extendida hasta el 30 de mayo de 2028 tras una apelación presentada por la querella a raíz del mal cálculo de la pena y la inaplicabilidad del beneficio del llamado “dos por uno”.

El recurso de apelación a la condena inicial de Grassi fue presentado ante la Cámara de Apelaciones de Morón, que dio lugar a la petición y ordenó extender hasta el 30 de mayo de 2028 la condena. De esta manera, los 15 años por los cuales el sacerdote fue condenado comenzaron a regir desde 2013.

Sin embargo, sus abogados apelaron la decisión de la Cámara, pero el recurso extraordinario fue rechazado y presentaron otro recurso de queja, tal como informó Clarín, que aún no fue resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El recurso fue solicitado por el letrado Rodrigo González, abogado de Grassi.

En mayo, Grassi cumplirá una década detenido; es decir, dos tercios de su condena, situación que le permitiría gozar de la libertad condicional. Pese que desde 2017 este beneficio no se otorga a las personas condenadas por delitos contra la integridad sexual, la modificación al Código Penal no aplica en el caso de Grassi, dado que fue condenado antes.

En el medio, Grassi estudió y se recibió de abogado en la Universidad Siglo XXI. Clarín reveló que aún continúa formándose y que está alojado en el pabellón N°6 junto a otros presos con buena conducta. En su estadía carcelaria, Grassi no fue sancionado ni mantuvo conflictos con el resto de los detenidos.

A más de 20 años de la caída de Julio César Grassi

Grassi fue condenado por el Tribunal en lo Criminal N° 1 de Morón el 10 de junio de 2009, a la pena de 15 años de prisión por los delitos de abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y de la guarda del menor víctima, tras una investigación de Telenoche Investiga (eltrece).

Esto es reiterado en dos hechos, en concurso real entre sí, que a su vez concurrieron formalmente con corrupción de menores agravada por su condición de encargado de la educación y de la guarda, por los hechos cometidos en noviembre y de diciembre de 1996 en la Fundación Felices los Niños de Hurlingham.

El abogado Juan Pablo Gallego, quien representa al Comité de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño en Argentina (Casacidn), aseguró en junio de 2022 que “se incurrió en errores materiales al contabilizar días en los cuales Grassi estuvo en libertad, y que no pudo haber sido detenido el día 23 de octubre de 2002, ya que ese día concurrió a un programa de televisión del Canal 9″.

“La ley 24.390 (dos por uno) no resulta de aplicación al caso, ya que la demora en la finalización del proceso se produjo debido a las articulaciones dilatorias de la defensa”, puntualizó. Además, sostuvo que el cómputo establecido “violaba las garantías de la víctima con arbitrariedad sorpresiva y beneficiando indebida e ilegalmente la situación procesal del condenado”.

Hoy los terrenos de la ex fundación Felices los Niños pertenecen al Obispado de Morón. Grassi fue condenado también con dos años de prisión por haber usado donaciones en beneficio propio, que se fusionaron con los 15 de la condena original de 2009, y eso fue ratificado por la Corte en 2020.