Jueves 30.05.2024
Actualizado hace 10min.

Un partido político sudafricano pidió que el Dalai Lama sea arrestado por presunto abuso infantil

El líder espiritual se disculpó con el niño después de haberle pedido que le chupe la lengua, pero muchos consideran que no es suficiente.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El partido opositor sudafricano Luchadores por la Libertad Económica (EFF) pidió este martes la detención y el procesamiento del Dalái Lama por presunto “abuso infantil”.

La denuncia está fundamentada en el polémico vídeo difundido en las redes sociales en el que el líder budista pide a un niño que “chupe su lengua” durante un evento.

“La patética disculpa publicada por la oficina del Dalái Lama debe ser rechazada con condenación. El abuso infantil no puede ser disculpado”, dijo tercera fuerza política de Sudáfrica, en un comunicado difundido este martes a través de la red social Twitter.

CÓMO FUE EL PEDIDO DE DISCULPAS DEL DALAI LAMA

Este lunes, luego de la polémica mundial generada en torno al video, el Dalái lama pidió disculpas al niño por haberle pedido que le chupe la lengua hace unas semanas durante una audiencia.

“Su santidad desea pedir disculpas al niño y a su familia, así como a sus muchos amigos de todo el mundo, por cualquier dolor que sus palabras hayan podido causar”, indica un comunicado en su cuenta oficial de Twitter.

“Su santidad suele bromear con la gente que conoce de forma inocente y juguetona, incluso en público y ante las cámaras. Lamenta este incidente”, añade el mensaje.

En un vídeo que se hizo viral, el Dalái Lama, de 87 años, le pregunta al niño “¿Puedes chuparme la lengua?” y luego saca su lengua, desatando la hilaridad de los presentes.

El vídeo se grabó el 28 de febrero, durante una audiencia en McLeod Ganj, un suburbio de Dharamsala, en el norte de India, donde el líder espiritual vive exiliado desde el fracaso del levantamiento tibetano de 1951 contra el poder chino.

El Dalái Lama es el representante del movimiento por la autonomía del Tíbet, pero la presencia internacional de la que gozaba cuando se le concedió el Premio Nobel de la Paz, en 1989, ha decaído en parte por su edad, pero también por la creciente influencia económica y política de China.