Miércoles 24.04.2024
Actualizado hace 10min.

Brutal asalto a un matrimonio argentino en Chile: “La gente nos filmaba, nadie hizo nada para ayudarnos”

Ocurrió en el Mall Marina Arauco, ubicado en la región de Valparaíso, que es muy concurrido por turistas extranjeros. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Los gritos son desgarradores y la desesperación es total. “Hijo de puta….noooo. Basta, por favor. Pará, pará”, se la escucha gritar a Ana Salomone en la puerta de un shopping de Viña del Mar mientras su marido era atacado por una pandilla de adolescentes con fines de robo. El video, filmado por un transeúnte, se hizo viral y también indigna por la falta de empatía y solidaridad de los espectadores con las víctimas.

El hecho sucedió el martes 14, alrededor de las 16.30, en el Mall Marina Arauco, ubicado en la región de Valparaíso. Se trata de una de las zonas más visitada por los turistas argentinos que llegan a ese país para disfrutar de unas vacaciones. Y eso justo lo que había hecho este matrimonio cordobés, seducido por “lo fresca que es esa ciudad en verano”, sin advertir que quedarían involucrados en una dramática situación de inseguridad.

“El shopping tiene dos bloques y está separado por una calle. Se la puede cruzar por un puente, que conecta los sectores, o caminando. Nosotros optamos por hacerlo caminando. Queríamos ir a la tienda Apple, que está enfrente, y justo escuchamos un explosión que nos llamó la atención”, relató Ariel Mansilla en alusión a la rotura de la vidriera que sufrió la tienda Ripley por parte de un grupo de vándalos, la mayoría adolescentes.

“Cuando vemos que estos jóvenes se ponen a pelear con los guardias se seguridad, mi señora me grita ‘vamos para adentro’. Hicimos dos pasos y siento un primer golpe en el cuello. Me atacaron de atrás. Mientras uno le tiró un manotazo a la cadena de oro que tenía puesta, el otro me volvió a pegar en el cuello para desestabilizarme. Al ver que uno de ellos intentó darse a la fuga con mi cadena, le pegué una patada y se cayó. Y ahí fue cuando empezó la agresión del resto del grupo hacia mí y hacia mi mujer, que no paraba de gritar y pedir ayuda”, detalló Ariel sobre el violento ataque piraña que sufrió a plena luz del día. “A ella también le pegaron patadas en la zona abdominal y la cadera. Fue terrible”, recordó.

A pesar de toda la resistencia ofrecida, los jóvenes lograron su cometido y huyeron con la cadena de oro. “Por suerte teníamos nuestros celulares y la documentación en los bolsillos”, sostuvo el hombre, que terminó con una fractura incompleta en su dedo pulgar derecho, un esguince en la mano izquierda, un esguince en el tobillo izquierdo y hematomas por todo el cuerpo.

“Como a mi marido lo vieron grandote y se defendió desde el principio, hubo un momento en que parecían 10 chacales contra dos presas. Ellos no esperaban que nos defendiéramos”, remarcó Ana.

Pero lo que más impotencia le dio fue que al momento del hecho había más de 25 personas observándolos sin hacer nada y 4 guardias de seguridad del shopping a menos de cuatro metros. “Nadie intervino para defendernos. Quedamos desprotegidos mientras la gente nos filmaba y sacaba fotos con sus celulares”, se indignó. Mientras, cada vez se sumaba más gente a pegarles. “Como nos rodeaba mucha gente, no podíamos identificar quiénes eran los buenos y los malos. Estaba paralizada del miedo”, admitió Ana.

“Hay algo que los chilenos deberían revisar como sociedad. Si bien nosotros también tenemos hechos de inseguridad en nuestro país, habitualmente alguien te ayuda; sobre todo si estás solo en la calle. Pero esto nos pasó dentro de un shopping. Nunca me imaginé que podía pasarnos algo así”, se lamentó la mujer.

Una vez que el ataque finalizó y los agresores huyeron por la calle 14 Norte, que se encuentra a un costado del centro comercial, dos personas de la tercera edad se acercaron a auxiliarlos. “Al rato vino un paramédico del shopping y fue él quien les pidió a los guardias que nos acompañaran hasta el auto que habíamos dejado dentro del estacionamiento”, relató.

Aunque en un principio decidieron no hacer la denuncia, cuando llegaron al hotel el gerente les pidió que la radicaran porque no era la primera vez que sucedía algo así contra turistas y que su testimonio podía servir para que reforzaran la presencia de carabineros en la zona.

“Vinimos en varias oportunidades a veranear a Chile y siempre le decíamos a todo el mundo que este país era muy seguro. Pero ahora, nos dicen que cambió mucho en los últimos tres años con el nuevo gobierno y que los carabineros están muy limitados en su accionar contra los delincuentes”, indicó Ana. “Dicen que la ley ya no los ampara para trabajar y muchos decidieron por darse baja en la fuerza”, agregó.

Debido a la viralización de los videos del ataque, la noticia se difundió prácticamente en cadena nacional en los medios chilenos y los carabineros se presentaron en el hotel para tomarles la denuncia.

“Ayer, incluso, se acercó el gerente del shopping para solidarizarse con nosotros y también gente de la Secretaría de Turismo y de la Alcaldía de Viña del Mar. Nos pidieron disculpas en nombre de la ciudad”, concluyó la mujer, todavía shockeada por lo ocurrido. Y rescató que al menos las autoridades se hayan contactado con ellos para dar la cara y comprometerse en trabajar para que esto no vuelva a suceder.

Hasta el momento, no hubo ningún detenido por lo ocurrido.