Domingo 03.03.2024
Actualizado hace 10min.

Entre lágrimas, la mamá de Fernando Báez Sosa habló por última vez en el juicio

Máximo Thomsen lloró mientras Graciela Sosa daba su testimonio.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Previo al inicio del turno de la defensa de los rugbiers en los alegatos, Graciela Sosa tuvo la oportunidad de hablar. Tomó el micrófono y acompañada por su esposo y padre de Fernando Báez Sosa, expresó: "Nunca pensé que estaría en este lugar".

También explicó que "siempre pensé que mi hijo se recibiría y viendo como el defendería a la gente, nunca pensé presenciar el asesinato de mi hijo... me costo muchísimo estar en este lugar".

Posteriormente, y con su voz claramente quebrada, sostuvo que "cargamos la valija para venir, nunca me atreví a mirar los videos y acá los vi miles de veces. Me costó horrores ver como asesinaron a mi hijo, es una angustia impresionante que nunca podré olvidar como mi hijo levantaba su mano pidiendo piedad, tenia esa sensación de tirarme sobre él, yo daría mi vida por mi hijo".

"Un chico bueno decente, yo le decía que cuando había pelea que huya, no se meta. Quiero que paguen lo que le hicieron no le tuvieron piedad para nada, solo deseo justicia", cerró.

Paralelamente, las cámaras mostraron a los rugbiers en el banquillo y quien se secaba los ojos era Máximo Thompsen, quien se quebró al escuchar a la madre de Fernando.