Martes 31.01.2023
Actualizado hace 10min.

El horror de los chats entre las acusadas de matar a Lucio Dupuy

Se conocieron los mensajes de whatsapp entre las dos imputadas por el crimen del pequeño. El veredicto se conocerá el 2 de febrero.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Lucio Dupuy era un niño de 5 años que vivía en La Pampa junto a su mamá y la pareja de la misma. Murió el viernes 26 de noviembre del 2021 por la noche, a raíz de una golpiza que le generó politraumatismos y una hemorragia interna.

El crimen del pequeño provocó indignación y conmoción a lo largo y ancho del territorio nacional. Las pruebas expuestas durante el juicio fueron abrumadoras. Por el asesinato, están imputadas su madre, Magdalena Espósito Valenti, y su pareja, Abigaíl Páez.

El 2 de febrero se conocerá el veredicto por el asesinato del pequeño Lucio. Este martes se conocieron los mensajes de whatsapp entre las dos imputadas. Los mismos, dejaron al descubierto el tormento que padeció la victima.

El intercambio más intenso entre las dos se dio desde los primeros días de octubre del 2021. En esos mensajes, que fueron expuestos en el juicio, las mujeres dicen que el chico les molesta, de que interfiere en su relación, de que no les permite hacer su vida y sobre los castigos que le propinaban.

Uno de los chats presentados tiene fecha de octubre en donde Abigaíl le cuenta a la mamá de Lucio que el niño se estaba portando mal y ella lo golpeó. Ante la situación, Magdalena Espósito Valenti le respondió: “Qué no se te vaya la mano que nos vamos a mandar una cagada”.

En otro de los mensajes, ambas discutían porque Lucio “interfiere en sus vidas” y Abigaíl Páez escribió: “Estoy harta. Yo tengo que estar todo el día con este pendejo”.

Además de ser golpeado, torturado y abusado sexualmente, Lucio pasaba hambre. Esto quedó expresado en el juicio por dos madres de amiguitos del pequeño. Ambas contaron que les llamó la atención la cantidad de comida que ingería cuando iba a de invitado a almorzar.

Luego de una visita a almorzar, por la cantidad de comida ingerida, Lucio tuvo problemas gástricos. Esa noche vomitó cuando cuando volvió a su casa. En una conversación expuesta ante el tribunal, una vez más Abigaíl le contó a Magdalena la situación y relató cómo golpeó al nene por haber vomitado. Como respuesta, Magdalena le preguntó a Abigail: “¿Cómo le pegaste? Ya van dos veces que vomita”.

En otra de las charlas expuestas durante el juicio, contaron que al nene lo dejaron en el patio en penitencia un día de lluvia. La novia de la madre escribió: “No lo quiero ni ver a Lucio porque me amarga la vida”.

El juicio oral contó, además de los chats, con un centenar de testigos. Hablaron ante el tribunal familiares, padres de amigos, maestras, médicos, entre otros. Por todas las pruebas y lo testificado, la fiscalía realizó la acusación de abuso sexual y homicidio triplemente agravado por alevosía, porque el niño no se pudo defender; ensañamiento, por el tormento que vivió durante meses y por el vínculo.