Martes 04.10.2022
Actualizado hace 10min.

Brenda Uliarte pretendía volver a atacar a Cristina Kirchner: "La próxima voy y gatillo yo"

Horas después de la agresión contra la vicepresidenta, la joven y el jefe de la “banda de los copitos” hablaron sobre la posibilidad de realizar otro atentado.

COMPARTÍ ESTA NOTA

"La próxima voy y gatillo yo", le dijo Brenda Uliarte, una de las procesadas por el intento de homicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, al jefe de la banda de los copitos, Gabriel Nicolás Carrizo, luego del atentado en Recoleta.

Pocas horas después de que Fernando Sabag Montiel gatillara una pistola a quince centímetros de la cabeza de la ex mandataria el 1 de septiembre, su novia huyó del lugar. Durante la madrugada del viernes, Uliarte le envió un mensaje al señalado como partícipe de la planificación del ataque, que revelan su intención de seguir con el plan de asesinato. Dijeron lo siguiente:

- Uliarte: La próxima voy y gatillo yo, Nando falló. Yo sí sé disparar bien, no me tiembla la mano"

- Carrizo: querés hacerlo?

- Uliarte: te juro que si. Y no me va a fallar el tiro. Pero hay que pensarlo bien. Pasa que Nando no tiene mucha práctica. Le tembló el pulso.

- Carrizo: Te vincularon con el caso. Te diría que vengas acá.

- Uliarte: ¿Posta, que saben mis datos? Estoy en un lugar seguro, tranqui ustedes no tienen nada que ver. Lo que decimos que quede acá.

- Carrizo: Si saliste por todos los medios. Sos la novia.

- Uliarte: Si pero si me escondo no va a pasar. No me van a encontrar. Yo sé lo que te digo.

Luego de aquella conversación, los dos imputados continuaron hablando sobre formas de ocultarse y evitar ser alcanzados por la Justicia. Sin embargo, la jueza María Eugenia Capuchetti ordenó sus respectivas detenciones y las comunicaciones fueron incorporadas a la causa  como prueba incriminatoria.

Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte.

La jueza tiene bajo análisis todas las pruebas que vinculan al líder de “Los Copitos” en la causa. Aunque la defensa intentó explicar que se trataba de una broma, a Carrizo lo acusan de haber enviado en la noche del atentado mensajes a una hermanastra a la que le habla preocupado porque creía que el atacante había usado su arma. 

Pero, además, lamentándose de que el ataque se hubiera llevado adelante ese día cuando estaba previsto para la semana siguiente, afirmó: “Esto estaba planificado para dentro de una semana. Hizo todo mal. Es un pelotudo”.

Fuente: Con información de Infobae y Clarín.