Jueves 11.08.2022
Actualizado hace 10min.

Confirmaron que los restos óseos encontrados en Ullum no pertenecen a Raúl Tellechea

Los huesos fueron estudiados y comparados genéticamente con el ADN de los hijos del ingeniero.  

COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), con sede en Córdoba, comunicaron a la Justicia Federal que los restos óseos hallados recientemente en Ullum no son del ingeniero desaparecido Raúl Tellechea.

Tras haber encontrado un cráneo el 16 de abril en las costas del complejo Bahía de las Tablas, comenzó una investigación para determinar si pertenecía a Tellechea, teniendo en cuenta ciertos indicios que parecían emparentarlo con las características de los restos. 

Se realizaron estudios genéticos de los restos óseos con el ADN extraído de los hijos del ingeniero.

El lugar del hallazgo no era menor, ya que el arrepentido Sebastián Cortez Páez (uno de los acusados en la causa judicial) le había dicho a uno de los hijos de Tellechea que en el Dique había sido enterrado su padre. 

El cráneo ya había sido analizado por el Cuerpo Médico y Criminalístico de Mendoza, cuyo informe reflejó que, en vida, la persona había perdido seis dientes por extracción odontológica y otros dos por una enfermedad dental. Además, el estudio dio cuenta de que hay un hueco compatible con orificio de entrada de proyectil de arma de fuego y dos lesiones.

Por otro lado, el mismo informe resaltó que el sexo probable del cráneo corresponde a un hombre, con una edad al momento del fallecimiento de entre 40 a 64 años. En cuanto a las lesiones previas a la muerte, los peritos remarcaron una probable fractura en el maxilar izquierdo, a la altura de la nariz y un hundimiento circular por traumatismo en el costado izquierdo de la parte posterior del cráneo, acompañado por un engrosamiento del occipital izquierdo.

Por esos datos (el lugar del hallazgo, la edad de la muerte de la persona -Tellechea desapareció a los 55 años- y el sexo) la familia Tellechea tenía esperanzas que hoy, con la revelación que llegó desde Córdoba, quedaron derrumbadas.

El ingeniero desapareció el 27 de septiembre de 2004 y, tras el paso de la causa por la Justicia provincial como búsqueda de paradero, recayó en la Justicia Federal como desaparición forzada de personas.