Miércoles 17.07.2024
Actualizado hace 10min.

Piqueteros volvieron a salir a las calles para reclamar más ayudas sociales

Se dirigen a Plaza de Mayo exigiendo trabajo genuino, apertura de programas sociales y salario mínimo de $105.000.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde las 9 horas de la mañana, y con una conferencia de prensa unitaria contra la criminalización de las organizaciones sociales y piqueteras, la Unidad Piquetera comenzó a agruparse en diversos puntos de CABA para dirigirse a Plaza de Mayo y en las principales ciudades y provincias del país, con los reclamos y reivindicaciones de las y los desocupados frente a las crisis económica y social y el ajuste en marcha.

Con puntos de concentración frente de Desarrollo social, el Ministerio de Trabajo y ante Tribunales, los piqueteros levantan el reclamo de trabajo genuino, apertura de los programas sociales, bono de $20.000, salario mínimo de $105.000 y el pedido de frenar la criminalización de la organización y lucha piquetera.

Promediando las 11 de la mañana, miles de manifestantes que concentraron ante Trabajo, en reclamo por un salario mínimo de $105.000 que cubra la canasta básica de pobreza y que aumente los montos de los programas sociales, además del reclamo por trabajo genuino, bajo convenio y en la obra pública, partieron hacia la confluencia con el resto de los manifestantes.

En Desarrollo Social, otros miles de piqueteros se expresaron por un bono de emergencia de $20.000, luego de que el gobierno largara laste con el bono de $11.000 para beneficiarios del Potenciar Trabajo: una primera conquista  que resulta insuficiente ante las dimensiones del ajuste.

Los piqueteros le reclaman al ministro Juan Zabaleta la apertura y universalización de los programas sociales, como respuesta inmediata al deterioro económico de las familias obreras y al crecimiento de la desocupación. Al mismo tiempo que el aumento en los montos que se pagan, cuyo poder adquisitivo se ha visto reducido por la devaluación y  la inflación y los aumentos oficiales a la baja.

En una veintena de provincias del país, decenas de ciudades, se replican acciones y movilizaciones hacia el poder político, las intendencias y gobernaciones, contra el ajuste y las políticas de hambre y por una respuesta de fondo a los problemas de los trabajadores desocupados.