Jueves 18.08.2022
Actualizado hace 10min.

El duro diagnóstico del FMI sobre la economía argentina: “La situación es preocupante”

Si bien el organismo no modificó sus expectativas de crecimiento para el país, advirtió por las subas de precios y el contexto actual.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el crecimiento mundial caerá del 6,1% registrado el año pasado a un 3,2% en 2022 y alertó que la inflación podría ser más difícil de reducir de lo previsto en un mundo condicionado por la guerra en Ucrania y una desaceleración de la economía china.

Un informe actualizado de las perspectivas económicas mundiales pronosticó un panorama “sombrío y más incierto” después de la recuperación de 2021. En ese marco, el organismo pronosticó una inflación del 6,6% anual en las economías avanzadas y del 9,5% en las emergentes. “En 2023 se espera que la política monetaria antiinflacionaria haga efecto con un crecimiento de la producción mundial de solo un 2,9%”, indicó.

La advertencia del FMI: controlar la inflación debe ser la prioridad

En un extenso informe, el FMI dijo que controlar la inflación debería ser prioridad para los líderes mundiales. En su análisis remarcó que una política monetaria más estricta inevitablemente tendrá costos económicos, pero advirtió que la demora solo los exacerbará.

Además, señaló que el apoyo fiscal puede ayudar a amortiguar el impacto en los sectores más vulnerables y alertó que los presupuestos gubernamentales extendidos por la pandemia y la necesidad de una postura macroeconómica antiinflacionaria podrían compensarse con el aumento de impuestos o la reducción del gasto público.

En ese contexto, el FMI vaticinó que el crecimiento se desacelerará del 6,1% el año pasado al 3,2% en 2022, 0,4 puntos menos que en su informe de abril pasado.

Preocupación por la inflación en el mundo

A raíz del aumento de los precios de los alimentos y la energía, las proyecciones para el índice de inflación se posicionaron al alza. De hecho, el reporte pronosticó un índice de 6,6% anual en las economías avanzadas y de 9,5% en los mercados emergentes y países en desarrollo. Se trata de revisiones al alza de 0,9 y 0,8 puntos, respectivamente. El informe no menciona el caso específico de la Argentina, donde se espera que la inflación de este año se ubique cerca al 80%.

El Fondo advirtió que “la inflación podría ser más difícil de reducir de lo previsto si los mercados laborales son más estrictas de lo esperado o las expectativas de inflación se desanclan”.

En ese punto, alertó que condiciones financieras globales más rígidas podrían inducir problemas de deuda en las economías emergentes y en desarrollo. También advirtió que nuevos brotes de Covid-19 y una mayor escalada de la crisis que golpea al sector inmobiliario chino podrían desacelerar aún más el crecimiento del gigante asiático.

Por ello advirtió que si se materializan estos riesgos la inflación subirá “aún más” y el crecimiento mundial se reducirá a alrededor del 2,6% y el 2% en 2022 y 2023, respectivamente.