Jueves 18.08.2022
Actualizado hace 10min.

Un hombre maltrataba a su pareja y su hijo de 12 años llamó al 911: quedó detenido

La mujer había sido golpeada y encerrada por su pareja.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Este martes, en horas del mediodía, un niño de 12 años llamó al 911 para avisar que sus padres se estaban peleando. El hecho ocurrió en Santa Lucía.

El padre del menor fue detenido y ahora será juzgado en Flagrancia por el delito de privación ilegítima de la libertad agravada por cometerse con violencia, dijeron fuentes judiciales.

El acusado fue identificado como A.A.C (74), que con la víctima, de 39 años, tiene dos hijos, de 12 y 7 años. Conviven hace 22 años.

Según la denuncia, personal de la seccional 5ta fue comisionado a las 12.45 de este martes a la Villa Rufino Gómez de Santa Lucía, donde presuntamente ocurría un hecho de violencia intrafamiliar.

Al llegar al lugar, los policías observan que estaba un hombre acompañado de dos menores de edad. Cuando lo entrevistaban, advirtieron que desde el interior del domicilio se encontraba una mujer que los llamaba.

Uno de los uniformados se acercó y ella le manifestó que el sujeto que se encontraba en la puerta era su esposo y que unos minutos antes la habría agredido físicamente, agarrándola del brazo fuertemente y la tirándola contra la cama de la habitación.

La víctima dijo que su marido salió de la habitación, llamó a los hijos de ambos y les dijo que salieran con él hacia afuera. Y que en ese momento el hombre cerró la puerta por el lado de afuera y colocó candado a fin de evitar que su esposa saliera a la calle.

Transcurrió un tiempo y uno de los hijos, el varón de 12 años, con su celular, advirtiendo la situación, es que llamó al 911 y solicitó ayuda.

A.A.C. fue detenido en el lugar. Su esposa explicó que su marido había realizado tal conducta a fin de evitar que ella, en razón de que a pesar de convivir y debido a problemas de pareja, había tomado la decisión de irse a otro lugar junto con sus hijos.

Cuando su marido observó dicha situación, a fin de evitar que ella se retirara del lugar, es que la encerré con un candado desde el lado de afuera, privándola de su libertad, previa agresión física.