Viernes 01.07.2022
Actualizado hace 10min.

Brasil: confirmaron que los restos humanos encontrados son del periodista británico

La Policía local lo dio a conocer luego de un examen odontológico. Investigan si otras muestras son del indigenista desaparecido.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La Policía Federal de Brasil confirmó este viernes que algunos de los restos mortales hallados en un río del Amazonas corresponden al periodista británico Dom Phillips, quien fue asesinado junto al indigenista Bruno Araújo Pereira.

Según una nota difundida por ese organismo, la confirmación fue posible gracias a "un examen de odontología legal combinado con antropología forense" y se investiga ahora si otros de los restos que fueron encontrados corresponden al indigenista brasileño.

Asimismo, según reporta la agencia de noticias EFE, el informe detalla que los análisis prosiguen para "la comprensión de las causas de las muertes, así como para la indicación de la dinámica del crimen y la ocultación de los cuerpos".

Phillips y Araújo Pereira estaban desaparecidos desde el pasado 5 de junio y habían sido vistos por última vez cuando navegaban por un río de la región del Valle de Jaravi, en una recóndita zona de la región, próxima a la frontera con Colombia y Perú.

En el marco de la investigación, fueron arrestados dos pescadores ilegales que operan en esa zona y finalmente uno de ellos confesó los asesinatos.

Este miércoles, llevó a las autoridades hasta un remoto paraje donde dijo que habían sido enterrados.

En ese lugar fueron hallados restos humanos, luego trasladados a Brasilia a fin de realizar los análisis necesarios para confirmar las identidades de las víctimas.

También este viernes, la Policía Federal indicó que, hasta el momento, las investigaciones "apuntan a que los ejecutores actuaron solos", aunque aclaró que deben llevarse a cabo nuevas detenciones, pues existen indicios de la posible participación de otras personas, además de los dos pescadores ya detenidos.

Araújo Pereira, un funcionario en excedencia de la Fundación Nacional del Indio (Funai), había sido objeto de diversas amenazas por parte de pescadores ilegales, madereros y hasta traficantes de drogas que operan en el Valle de Javari, donde es escasa la presencia del Estado.

De hecho, el pescador Amarildo Da Costa Oliveira "Pelado", quien confesó haber asesinado a Phillips, un veterano colaborador de The Guardian, y Araújo, también reconoció que el indigenista ya lo había interceptado practicando pesca ilegal en la zona.

Las autoridades dijeron además que continúan las búsquedas para localizar la embarcación en que viajaban Phillips y Araújo Pereira, la cual, según la versión de "Pelado", fue hundida con unos sacos de tierra para evitar que fuera encontrada.

La muerte de Phillips, de 57 años, y de Araújo, de 41, ha generado una conmoción mundial y expuesto las amenazas que cercan la selva y los indígenas de la Amazonía, como la minería, la pesca y la caza furtiva y el narcotráfico.

Críticas a Jair Bolsonaro

La desaparición de ambos reavivó las críticas a Jair Bolsonaro, quien desde que llegó al poder en 2019 es acusado de alentar las invasiones de tierras indígenas con su discurso a favor de la explotación económica de la selva.

Greenpeace aseguró este jueves que en los últimos tres años Brasil se configuró como la tierra del "todo vale", alimentada por las "acciones y omisiones" de su gobierno.

En Bruselas, siete líderes indígenas brasileños denunciaron frente a la sede de la Unión Europea el clima de violencia e "impunidad" en la Amazonia. Uno de ellos, Dinamam Tuxa, le dijo a la agencia de noticias AFP que "Bruno y Dom Phillips fueron víctimas de las políticas del gobierno".

La familia de Phillips en Reino Unido dijo tener "el corazón partido" por las muertes y agradeció a los participantes de las búsquedas, "especialmente a los indígenas".

"Ahora que los espíritus de Bruno están paseando por la selva y esparcidos entre nosotros, nuestra fuerza es mucho mayor", escribió en Twitter Beatriz Matos, la esposa del indigenista.

El mandatario brasileño reaccionó a las muertes de Phillips y Pereira el jueves con un escueto tuit: "Nuestras condolencias a los familiares y que Dios conforte el corazón de todos".

En los últimos días, causó indignación al asegurar que la incursión de Phillips y Pereira era una "aventura no recomendable" y que el reportero era "mal visto" en la región por su labor informativa sobre las actividades ilegales.

Fuente:Clarín