Viernes 01.07.2022
Actualizado hace 10min.

Cierran el circuito a la Garganta del Diablo por la creciente del río Iguazú

Las abundantes lluvias incrementaron el caudal de agua, lo que obligó a la empresa concesionaria del parque nacional a tomar esa medida por razones de seguridad; el último cierre había sido en 2015

COMPARTÍ ESTA NOTA

La impresionante crecida del río Iguazú obligó hoy a las autoridades del Parque Nacional más popular de la Argentina a cerrar la Garganta del Diablo. Las imágenes captadas por guardaparques son impactantes y se puede ver la furia del río Iguazú azotando las pasarelas y el balcón que constituye el spot más buscado de las Cataratas.

Este espacio, usualmente poblado de turistas de todo el mundo que se quedan extasiados por su espectacularidad, quedó vacío y a merced de la furia de un río que hoy al mediodía alcanzó el máximo caudal desde 2015. La crecida está motivada por las intensas lluvias que se dan en la zona y, especialmente, en el sur de Brasil.

“Hoy casi llegamos a los 12.000 metros cúbicos por segundo en el caudal; ayer se dispararon las alertas cuando el caudal superó los 4500 metros por segundo y sabíamos que iba a venir esta subida”, explicó a LA NACIONAtilio Guzmán, biólogo e intendente del Parque Nacional Iguazú.

También se suspendieron los paseos náuticos en los gomones que se acercan a algunos saltos en el Circuito Inferior. Hace unos días ya se había suspendido una travesía que se empezó a realizar por el circuito superior y que corre paralelo al tren que llega hasta la Estación Garganta del Diablo.

“El río ya empezó a bajar y estamos monitoreando la situación en forma permanente; el río muchas veces arrastra troncos”, señaló Guzmán”.

Lo habitual es que el río Iguazú tenga un caudal de entre 1500 y 2000 metros por segundo. En el año 2015, la crecida fue mucho peor a esta y destruyó algunos tramos de las pasarelas. En aquel entonces el caudal del río llegó a los 47.000 metros por segundo. A partir de ahí se implementó un cambio en las estructuras del sistema de barandas. Las pasarelas están construidas ahora con fuertes estructuras de acero, pero la novedad es que las barandas se pueden rebatir ?como un velero que arría sus velas— para ofrecer menos resistencia a la fuerte corriente.

Protocolo en las Cataratas

La crecida está motivada por las intensas lluvias que cayeron sobre toda la región, en especial en el estado de Paraná, en Brasil, cuya capital es Curitiba. En Iguazú también estuvo lloviendo intensamente estos días, pero lo más importante es el agua que cae río en Brasil y llega días más tarde a las Cataratas.

La Compañía Paranaense de Energía o Coppel es la empresa que administra las seis represas hidroeléctricas río arriba: Foz de Areia, Salto Segredo, Salto Santiago y Salto Osorio, Salto Caxias y Baixo Iguazú.

“Ellos [la Copel] nos informan el caudal del agua y las previsiones que tienen”, señaló Guzmán, quien asumió hace dos meses como intendente del PNI, pero está destinado a este lugar hace 11 años.

La decisión la tomaron las autoridades del Parque Nacional Iguazú, la empresa concesionaria del paseo con la información de Coppel.

En este momento el Parque Nacional Iguazú atraviesa semanas muy tranquilas de baja temporada a la espera de las vacaciones de invierno. Sin embargo, Guzmán explicó que el espectáculo de las Cataratas con un caudal del río recargado también ofrece una vista extraordinaria. “Los visitantes que llegaron estos días, quizá no pudieron ir a la Garganta del Diablo pero se llevaron una experiencia espectacular de las Cataratas”.

Fuente: La Nación