Jueves 07.07.2022
Actualizado hace 10min.

Martín Guzmán le contestó a Cristina: “Tenemos un plan con bases firmes, lógicas y sensatas”

El ministro de Economía defendió el programa económico actual. Y analizó que la política macroeconómica del segundo mandato de Cristina “no era sostenible”.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió este lunes el programa económico del Gobierno de Alberto Fernández al considerar que tiene “bases firmes, lógicas y sensatas” y señaló que el esquema macroeconómico del segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner “no era sostenible” porque, por ejemplo, registró una pérdida muy fuerte de reservas.

Guzmán contestó en declaraciones a la radio porteña Urbana Play algunos cuestionamientos que la vicepresidenta de la República le hizo a los resultados obtenidos por su gestión al frente del ministerio de Economía.

MARTÍN GUZMÁN LE CONTESTÓ A CRISTINA KIRCHNER

“La acumulación de reservas es absolutamente fundamental. Es necesaria para poder atacar el problema de la inflación porque es lo que ancla la estabilidad cambiaria. Por eso es tan importante la consistencia (macroeconómica”, dijo el funcionario nacional.

Y señaló: “Es bienvenido el debate de ideas. Hay cuestiones que en cierto momento han andado, hay otras cuestiones que no han andado. Nosotros lo que hemos trazado es un programa sobre bases que consideramos firmes, lógicas, sensatas, para que esto ande”.

Guzmán dijo que para poder acumular reservas, para tener más calma y anclaje en las expectativas, el programa tiene que ser “sensato”. Y ejemplificó que para eso “tiene que haber un crecimiento de las divisas que genera el país con un modelo productivo que dé lugar al crecimiento de las exportaciones, porque estas son necesarias para sostener el crecimiento económico del país”.

“Por eso, es fundamental mirar todo el esquema de políticas, mirar el conjunto y decir: yo tengo estos recursos, ¿dónde los invierto? Y los invierto en lo que me va a dar trabajo, divisas y valor agregado en la economía. Por ejemplo, los invierto mejor en obra pública, en conocimiento, en ciencia y tecnología, en educación. Y no en cosas que no terminan ayudando al funcionamiento de la economía, como por ejemplo lo subsidios energéticos que no segmentados favorecen a los ricos”, sostuvo.

Guzmán consideró que “es parte de un debate que hay que dar” el hecho de que las tarifas hayan estado congeladas aún después de la etapa más dura de la pandemia por presión del nucleo duro del kirchenrismo que responden a Cristina y a Máximo Kirchner.

“Uno se pregunta: en qué país del mundo ha funcionado para encauzar un sendero de desarrollo con inclusión social, tener subsidios energéticos de 3 o 4 puntos del PIB”, dijo el ministro.

Y señaló: “En qué país del mundo funciona que haya déficit persistentes financiados por una moneda que la gente por la inflación empieza a dejar de querer. La verdad es que no hay ninguna articulación teórica que diga que eso va a funcionar”.

Guzmán consideró que en el segundo mandato de Cristina hubo logros importantes como por ejemplo el avance de la Asignación Universal por Hijo y una fuerte recuperación de los ingresos de los jubilados. “Pero también hubo problemas de consistencia macroeconómica. Y para que todos esos logros puedan mantenerse tiene que haber consistencia macroeconómica”, advirtió el funcionario.

El ministro de Economía relató que si bien el kirchnerismo hizo cosas bien como por ejemplo la “profunda reestructuración de la deuda pública”, luego hubo una situación en la cual “la dinámica externa no era sostenible”, y puntualizó en que en los últimos años del mandato de Cristina hubo una “pérdida muy fuerte de reservas”.

“En la Argentina, la principal limitante para sostener el crecimiento económico es la restricción externa, los dólares. Por eso es tan importante articular políticas que transformen lo productivo, que agreguen valor en la economía, que le permitan a la Argentina poder generar más divisas”, dijo el funcionario.

Ahora, de cara a la segmentación de tarifas, Guzmán dijo que “el Gobierno ha decidido un curso de acción y se va a seguir con esa base”. Y aclaró que para quienes tienen tarifa social no habrá aumento real. “Aquí no hay aumento de tarifas, caen las tarifas en términos reales (porque suben menos que la inflación)”, dijo.

El segundo segmento (clase media) tendrá un incremento de alrededor del 42% en todo el año. Como ya se aumentó aproximadamente un 20%, quedaría un ajuste equivalente a 22 puntos. Y para el tercer segmento, integrado por el 10% de la población, pagará el costo real de los servicios de luz y de gas, para liberar recursos.

Si bien admitió que es “moderado” que solo el 10% de la población pague las tarifas plenas de luz y gas en Argentina, Guzmán dijo que esto es “un punto de partida” y es “un cambio estructural en torno a cómo administrar las políticas de subsidios energéticos, sobre lo que el Gobierno está plenamente convencido de que le hace bien al país”.

También el funcionario defendió el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “Lo que nosotros planteábamos era que sin un acuerdo con el FMI iba a haber menos dólares, no más dólares. Y cuando en la Argentina hay menos dólares hay ajuste. El no acuerdo era ajuste. Lo que había que lograr era un acuerdo de no ajuste, y eso fue lo que logramos”, dijo.