Viernes 20.05.2022
Actualizado hace 10min.

La tonelada de soja superó los u$s640 y tocó el máximo en una década

El precio de la soja subió este miércoles más de u$s11 en el mercado de Chicago y cerró a u$s641,82 la tonelada, con lo que quedó así a poco menos de u$s9 de superar el récord histórico que alcanzó el 4 de septiembre de 2012.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El precio de la soja subió cerró en u$s641,82 la tonelada, con lo que quedó a un paso de alcanzar su récord histórico del 4 de septiembre de 2012, cuando se negoció a u$s650,74.

Los subproductos de la soja también tuvieron un cierre positivo, con un avance en el aceite del u$s13,23 hasta los u$s1781,52 la tonelada, a la vez que la harina ganó u$s7,72 para ubicarse en u$s519,62 la tonelada.

Las ganancias estuvieron relacionadas con "las nuevas compras chinas de grano estadounidense, cuando lo usual por el momento del año sería ver a la demanda concentrada sobre la soja brasileña", indicó la corredora de granos Granar.

Se suma, además, la fuerte demanda que existe en el mercado de aceite de soja y el optimismo sobre la demanda para exportación de la semilla oleaginosa en Estados Unidos, según analistas.

En sintonía, el maíz se incrementó u$s4,7 y se posicionó en u$s21,15 la tonelada, como consecuencia de que "los pronósticos de tiempo seco para el centro y el noroeste de Brasil comienzan a preocupar a los operadores por el posible perjuicio que tales condiciones podrían ocasionar sobre la segunda cosecha en el segundo proveedor mundial".

En contraposición, el trigo descendió u$s4 y se posicionó en u$s399,8 la tonelada. "El anuncio del gobierno ruso en cuanto a haber entregado una nueva propuesta de acuerdo de paz al gobierno de Ucrania impulsó a los fondos de inversión a ejecutar ventas y a retirar ganancias", señaló Granar.

Los precios en abril

Los precios internacionales de los granos continuaron en lo que va del mes de abril con la tendencia alcista desatada por la invasión de Rusia a Ucrania y posteriormente a los problemas de producción en EEUU y la perspectiva cierta de un fuerte descenso para la campaña venidera en la zona del Mar Negro.

"Los precios de exportación de la soja estadounidense son competitivos con los suministros brasileños para mayo y más baratos que los de Brasil para junio, julio y agosto", escribió Arlan Suderman, economista jefe de materias primas de StoneX, en una nota para clientes.

El gerente de análisis y consultoría de FyO, Dante Romano, explicó que el mercado de granos mira en la actualidad tres cuestiones fundamentales: la sequía en Sudamérica y sus efectos sobre una cosecha que aún continúa; la guerra en el Este europeo; y la incertidumbre respecto a la producción norteamericana.

En el caso de la falta de lluvias que aquejaron a Argentina, Brasil y Paraguay -que impactó en la producción de soja y maíz con sendos recortes que todavía continúan-, Romano dijo que "ya fue descontado por el mercado esas pérdidas".

La cuestión ahora se focaliza en la guerra entre Rusia y Ucrania, que es uno de los principales factores que sigue imprimiéndole una fuerte volatilidad al mercado de granos, ya que en este último país "hay una imposibilidad de embarcar 15 millones de toneladas de maíz, mucho trigo y aceite girasol".

"Ahí la duda es si una vez finalizado el conflicto se va a poder embarcar rápido o no dicha mercadería. Otro punto de duda recae en que en estos momentos se tendría que estar sembrando maíz y girasol y trigo de primavera, y hay estimaciones que hablan de una caída de hasta un 50% en la producción, además de que faltan insumos, mano de obra y que hay territorios ocupados", advirtió el especialista.

Por último, el tercer componente que guía los precios "es la campaña de soja y maíz que está comenzando en Estados Unidos, como así también la de trigo de invierno".

En el caso de este último, hay lotes que presentan la "peor calidad de los últimos 26 años", mientras que para la siembra de los granos gruesos "se espera una mayor superficie de soja en detrimento de la de maíz, debido al alza en el precio de los fertilizantes".

Con una visión más focalizada, el responsable del Departamento de Análisis de Mercados de la corredora Grassi, Ariel Tejera, centró su atención en el conflicto ruso-ucraniano.

"Al analizarse la guerra pueden destacarse múltiples aristas e impactos en los mercados. Por empezar, en el corto plazo, generó interrupciones en embarques y en la disponibilidad de mercadería, afectando negativamente a la oferta. En tanto, hacia mediano plazo, se descuenta un efecto en las decisiones de siembra en Ucrania, con una merma de área que podría alcanzar el 40%", puntualizó Tejera.

"Dada la prolongación en el tiempo, se adiciona una cuota de incertidumbre a los mercados, en cuanto al desenlace y al momento en que se normalizará el escenario en la región del Mar Negro. El final aún continúa abierto", agregó.

Por su parte, el analista de mercados Carlos Etchepare consideró que "el mercado va a seguir muy volátil", debido a la combinación de los efectos de la pandemia con el de la guerra.

"Esta combinación ha revitalizado mucho el valor de los alimentos como una cuestión estratégica y eso ha hecho que el mundo se aprovisione de alimentos a partir de un cambio de políticas en aquellos países más proteccionistas, como Estados Unidos o la Unión Europea, previendo que no les puede faltar alimentos", dijo.

"En ese contexto los precios van a seguir firmes. No obstante, esto no quiere decir que vayan a seguir subiendo. Los precios actuales ya son muy buenos y lo que hay que pensar es que la demanda tiene un límite de capacidad de pago. Quizá ya estemos cerca" de que finalice la tendencia alcista, concluyó Etchepare.

Fuente: Ámbito