Martes 24.05.2022
Actualizado hace 10min.

Se dio a conocer un chat entre Eduardo Salvio y su ex esposa antes del escándalo: “Consejo, usá preservativos”

El futbolista de Boca presentó en la Justicia los mensajes que Magalí Aravena le envió cuando ya se habían separado.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El futbolista Eduardo Toto Salvio fue acusado por su ex mujer Magalí Aravena de atropellarla durante una discusión que tuvo lugar en la vía pública, la madrugada del jueves en Puerto Madero. El jugador de Boca Juniors estaba con la prima de su nueva novia dentro de su camioneta cuando, según sus abogados, intentó aludir a quien fuera su pareja y la pisó. Producto del impacto, la madre de sus hijos -y con quien estuvo durante de 13 años- sufrió un traumatismo por flexión en miembro inferior derecho.

“Jamás quise pegarle a nadie, yo solo le pedía a él que bajara del auto. Me arrastró para adelante y para atrás”, aseguró Magalí y sostuvo que quien iba en el vehículo del jugador era Sol Rinaldi, su nueva pareja. “Jamás tuve un palo para pegarle a nadie. Me encantaría que aparezcan todos los videos. Estuve 13 años con él. Me separé hace tres semanas y hace una semana me mudé con mis hijos”, agregó Aravena.

Luego de que Mariano Cúneo Libarona -abogado defensor del deportista- detallara las supuestas amenazas que había recibido su cliente por parte de su ex esposa, salieron a la luz mensajes que el entonces matrimonio intercambió poco después de separarse. Los mostró Carlos Monti este viernes en Nosotros a la mañana, por El Trece: se trata de la captura de una conversación en la que primero hacen referencia a la tablet de uno de sus hijos. Y antes de despedirse, ella le pide hacer algunas aclaraciones.

“Pará. Tengo que decirte dos cosas importantes”, escribe y luego se retracta: “Tres”. “Decime ma”, le contesta Salvio.

“Primero: nos vamos a llevar bien. Lo sé porque fueron muchos años. Quedate tranquilo, sí. Yo hoy te suelto, te lo prometo”, le dijo Magalí a su ex marido junto al emoji de unas manos en forma de plegaria. El futbolista, por su parte, aporto este material a la causa que investiga este episodio.

“Segundo: te paso las expensas que me tenés que pagar de la casa”, agregó en referencia al inmueble de Olivos al que ella y sus hijos se mudaron luego de la separación. Hasta entonces, la familia vivía en Puerto Madero, barrio en el que sucedió el escándalo entre ellos cuando Aravena vio una Historia de Instagram de la nueva pareja de Salvio comiendo un asado en su departamento.

Tercero: usá forro -continuó- no podés cagarte la vida teniendo otro hijo. Disfrutá de mil cosas que se puede hacer. Un hijo cambia todo. Y además, te quedarías pelado, entre repartir con tu primer mujer y con otro hijo. Te lo digo a futuro. Consejo”, concluyó Aravena sobre las tres cuestiones que le quería comentar a su ex marido.

“Ahhh y si podes irte a jugar afuera, no...”, se lee en la pantalla pero no se logra ver el mensaje completo. Eduardo Salvio, a través de sus abogados, presentó en la Justicia en la causa que enfrenta bajo la carátula de “lesiones en contexto de violencia de género”. El jugador se presentó en el Ministerio Público Fiscal, declaró durante dos horas, ofreció testigos y pidió diferentes medidas de pruebas.

Allí, además fue notificado de las medidas restrictivas que pesan sobre su él: 1) prohibición de acercamiento a menos de 300 metros del domicilio donde se encuentre Magalí Aravena; 2) abstención de contacto con Magali Aravena por cualquier medio salvo las cuestiones relativas a los hijos en común por la que en principio se designa a una persona de confianza entre ambos; 3) no conducir vehículos por 30 días; y 4) dar aviso a la fiscalía y/o el juzgado pcyf nro 12 su salida del país. Esto último porque se presume que el delantero puede participar en los partidos por Copa Libertadores.

Fuente: Infobae