Martes 24.05.2022
Actualizado hace 10min.

Wanda Nara sufrió una emergencia estética y la escracharon

La famosa no pudo evitar las miradas indiscretas y la retrataron en un momento incómodo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Su figura genera atracción, porque se erige en uno de los personajes de mayor visibilidad del momento, a partir de su historia personal revolucionada, de todo lo que se encargó de contarle al mundo sobre los problemas de su intimidad. Wanda Nara se convierte en un faro para la opinión pública.

Cada movimiento de la blonda se ausculta y se transforma en noticia, sobre todo desde que en el 2021 saltó a revelar la infidelidad de su marido Mauro Icardi, con la decisión de aceptar que su esposo se enroló entre sábanas con la China Suárez, en el escándalo más resonante.

En una derivación de esa trama oculta, de ese encuentro fogoso en la oscuridad de un hotel en París, su hermana Zaira Nara cayó en las redes de una crisis matrimonial con Jakob Von Plessen, porque el hombre de campo ofició de cómplice del delantero del PSG.

A raíz de este estadío de angustia de la animadora de Telefe, Wanda decidió volver a la Argentina. Cargó a sus hijas y se cruzó el océano, seguramente a bordo de un avión privado, para acudir al cumpleaños de su sobrina Malaika, pero sobre todo para apoyar anímicamente a su hermana.

Esta estadía en el país se extendió algunos días y la buena de Wanda no pudo evitar una emergencia estética, una dificultad que brotó en su cabellera y que la obligó a sentarse a manos de un peluquero normal. Sí, la blonda visitó un local regular en el barrio de Núñez.

Las raíces de su color natural salieron a flote y la obligaron a tener que intervenir con un colorista. Al no disponer de un hombre de confiaza, Wanda se dirigió a un centro de estética como una clienta común y corriente y esa actividad cayó en las garras de las miradas indiscretas.

Todo esto lo revelaron en Intrusos, donde consiguieron el material de una foto en la que se la percibe totalmente mundana y con un rostro de enojo. "Miraba a toda la gente que estaba ahí porque tenía mucho miedo. Me dijeron que los miraba a todos con cara de mala porque no quería que le saquen fotos ni la filmen así", dijo Nancy Duré.