Miércoles 18.05.2022
Actualizado hace 10min.

Alberto Fernández sigue confiando en Martín Guzmán pese al índice alto de inflación de marzo

El ministro de Economía enfrenta la ofensiva de La Cámpora y del Instituto Patria por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la suba constante de precios.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Alberto Fernández se reunió a solas con Martín Guzmán en Olivos y ratificó su confianza al ministro de Economía, que esta semana enfrentará una fuerte ofensiva silenciosa de Cristina Fernández por los índices de inflación alcanzados en marzo. La información extraoficial que se maneja en Balcarce 50 y el Palacio de Hacienda asegura que la inflación del mes pasado alcanzará el 6.2 por ciento y la denominada “inflación de alimentos” llegará al 10 por ciento. Si se confirmaran estos números, el jefe de Estado y Guzmán pronostican un cuestionamiento feroz de La Cámpora y el Instituto Patria al programa económico del gobierno peronista.

El largo cónclave entre Alberto Fernández y Guzmán ocurrió ayer y sirvió para ratificar que el kirchnerismo duro opera en todos los niveles del Estado para complicar al Presidente y erosionar la gestión del ministro de Economía. Agua mineral de por medio, los dos protagonistas del encuentro repasaron un ejemplo: el primero de abril debía convocarse a las audiencias para debatir el aumento de las tarifas de electricidad, que aún no sucedió por inacción de una oficina pública en manos de La Cámpora.

El Presidente asume que hay una guerra de guerrillas contra el ministro de Economía y que esa táctica palaciega busca eyectar a Guzmán del Palacio de Hacienda. El Presidente identifica a Cristina Fernández de Kirchner, Máximo Kirchner, Axel Kicillof y Roberto Feletti entre los conjurados. Y no se cansa de repetir -entre sus propios conjurados- que detrás de la ofensiva contra Guzmán se encubre un cuestionamiento directo a su poder político.

“Lo tocan a Martín (Guzmán), me tocan a mí”, sintetizó Alberto Fernández cuando le preguntaron sobre la estabilidad política del ministro.

El miércoles 13 de abril será un día complicado por el presidente y su ministro de Economía. Alberto Fernández tiene un informe reservado sobre la inflación de marzo que pronostica una suba global cercana al 6.2 por ciento y un incremento de los alimentos que estará próximo al 10 por ciento.

Con esos niveles de inflación en marzo -que serán más altos durante abril-, la Casa Rosada se apresta a resistir una prolongada ola de cuestionamientos que serían ejecutados por referentes de La Cámpora y el Instituto Patria. Alberto Fernández cree que las probables críticas están respaldados por Cristina y aguarda que ciertos jefes de la CGT, los ministros más cercanos del Gabinete y determinados líderes de los movimientos sociales sean piadosos con los resultados efectivos de su Guerra contra la Inflación.

Fuente: Infobae