Martes 17.05.2022
Actualizado hace 10min.

“Me quisieron matar”: la revelación de la joven que habría sido atacada por el psicólogo sanjuanino

La víctima no puede hablar pero le escribió a su madre desde el hospital, donde está internada desde fines de febrero. La fiscalía solicitó audiencia de prisión preventiva.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El psicólogo sanjuanino Ariel Ignacio Moya Rubinow está preso desde fines de febrero por intentar matar a su pareja en el departamento que compartían en calle España, de Ciudad.

Este profesional de 41 años asegura que la hipótesis de los investigadores no es la correcta y afirma –declaró en la causa que se inició en la Unidad Fiscal de Homicidios– que se trató de un intento de suicidio.

Pero, en el expediente que puso en marcha la fiscal Andrea Lazo, las pruebas sostienen totalmente lo contrario.

Médicos del Hospital Central y también del Cuerpo Médico Forense aseguraron que Moya Rubinow miente y simuló una escena: los estudios revelaron que las lesiones que presentaba la víctima –se reserva su identidad– no fueron típicas de alguien que buscó autoeliminarse y explicaron que el sospechoso intentó ahorcarla con una cuerda.

La víctima de este conmocionante caso revelado por El Sol continúa internada en el Hospital Central desde la noche del 26 de febrero. Su estado reviste gravedad.

Estuvo sedada durante semanas y tuvieron que practicarle una traqueotomía. Mientras se encontraba alojada en Terapia Intensiva contrajo neumonía.

Hace pocas horas sucedió algo que estaban esperando los detectives: la joven de 24 años logró comunicarse con su madre a través de un escrito y confirmó las sospechas de la fiscalía.

La información a la que accedió este diario señala que la mujer le escribió a su madre y le dijo, palabras más palabras menos, que la habían querido matar. Se trató de uno de los pasos más importantes de la instrucción.

Personal del Ministerio Público intentó tomarle luego declaración, pero no pudo hacerlo por el estado en el que se encontraba la joven. Hasta se buscó utilizar una pizarra para que pueda manifestarse y cuente lo que sucedió la noche del hecho, aunque no hubo caso.

Ese acto procesal deberá esperar algunos días más mientras sigue la incorporación de pruebas.

La fiscal ya realizó el pedido de audiencia de prisión preventiva y solo resta que se fije la fecha. De acuerdo con fuentes judiciales, este mes, el sospechoso será llevado hasta el Polo Judicial para que se siente frente a un juez y se expongan todas las actuaciones efectuadas hasta el momento.

Lazo solicitará que se dicte la medida cautelar que afecta la libertad y la defensa intentará mantener su hipótesis, es decir, que se trató de un intento de suicidio.

Más allá de esto, a Moya Rubinow, también docente y estudiante de Filosofía nacido en San Juan, los sabuesos policiales y judiciales no le creen desde el minuto uno.

Inclusive, cuando declaró en el expediente, presentó algunas contradicciones frente a las pruebas que sumó la fiscalía.

Básicamente, el psicólogo dijo que discutió con su pareja y que dejó su domicilio por algunos minutos para ir a fumar a una plaza. Agregó que le llamó la atención que ella no se comunicara por celular como siempre lo hacía cada vez que pasaban por una situación así y decidió volver al departamento.

En ese momento, se desprende de su versión, la encontró colgada de un placard y suspendida con una soga en el cuello.

Lo que generó incertidumbre en los investigadores una vez que tomaron contacto con el hecho fue que Moya Rubinow llamó por teléfono primero a su psiquiatra antes que al 911.

Le pidió consejos de cómo actuar frente a la situación de extrema gravedad y la profesional arribó a la escena desde calle Boulogne Sur Mer antes que la ambulancia del Servicio Coordinado de Emergencias.

Fuente y Foto: El Sol de Mendoza