Lunes 24.01.2022
Actualizado hace 10min.

Sudáfrica levantó las cuarentenas y autorizó las vacunas de refuerzo contra el coronavirus

El Gobierno sudafricano, animado por los datos alentadores que muestran que las infecciones de la variante Ómicron no son tan graves, ha eliminado las restricciones para todas las personas excepto las sintomáticas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El levantamiento de las restricciones incluye permitir que las personas que han dado positivo pero no muestran síntomas se reúnan con otras, siempre que lleven una máscara y mantengan la distancia social. Un alto funcionario de sanidad explicó que, dado que la variante se propaga con tanta rapidez, es probable que haya muchas personas infectadas que se relacionen con otras y ya no tiene sentido poner en cuarentena sólo a los que han dado positivo.

La medida fue un paso más hacia la lenta aceptación de que muchos países de todo el mundo probablemente tendrán que encontrar la manera de convivir con el Covid, en lugar de evitarlo. Las nuevas medidas siguen las recomendaciones de un comité de expertos que pidió centrarse en la vacunación en lugar de la localización de contactos y la cuarentena.

“Hay un mayor reconocimiento de que, ante una variante hipercontagiosa como ésta, la cuarentena y el aislamiento ya no son eficaces como medidas de contención de la salud pública para contener el virus”, dijo el profesor Francois Venter, investigador de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo y antiguo miembro del comité.

Los nuevos protocolos entran en vigor de inmediato, según informó el Ministerio de Sanidad en un comunicado dirigido a los responsables de los departamentos de salud locales. Las revisiones se basan en datos que demuestran que la inmunidad resultante de infecciones anteriores era de hasta el 80%. Esto, unido a una tasa de vacunación de casi el 45% entre los adultos del país, ha hecho que las hospitalizaciones sean menores, según el gobierno sudafricano.

Una elevada proporción de casos en Sudáfrica ha sido asintomática, por lo que las medidas de cuarentena se han inclinado hacia los que presentaban síntomas. Esto ha sido especialmente cierto en la reciente oleada de infecciones impulsada por la variante Ómicron, durante la cual los casos aumentaron de forma pronunciada, pero sólo más del 5% dieron lugar a ingresos hospitalarios.

“Las estrategias de contención ya no son apropiadas: la mitigación es la única estrategia viable”, dice el aviso.

La nueva normativa pretende beneficiar a los servicios esenciales, según el ministerio. Desde que comenzó la pandemia, casi uno de cada cinco trabajadores del sector de la sanidad pública ha contraído el coronavirus, según informó el Ministerio de Sanidad este mes.

Según las nuevas directrices, las personas que den positivo pero sean asintomáticas ya no tendrán que estar en cuarentena. Las personas que presenten síntomas leves, como fiebre, tos y pérdida del gusto o del olfato, deberán seguir aisladas durante ocho días. Ya no es necesario mostrar un test Covid-19 negativo antes de volver al trabajo después del aislamiento.

Ramphelane Morewane, director general adjunto en funciones del departamento de salud, dijo que “la mayoría de las personas que andan por ahí pueden ser asintomáticas” y que las personas que dan positivo pero no tienen síntomas deben llevar máscaras y tomar otras precauciones para evitar la transmisión del virus.

Si una persona tiene síntomas, se le exigirán las pruebas de Covid-19. Cualquier persona que haya estado en contacto con alguien que haya dado positivo no tendrá que estar en cuarentena, sino que deberá hacer una “autoobservación” durante cinco o siete días y evitar las reuniones multitudinarias, según el ministerio.

A partir del martes estará disponible una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer-BioNTech para las personas que recibieron su primera dosis hace al menos seis meses o que tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente. Las autoridades sudafricanas también han autorizado una dosis de refuerzo de la vacuna de Johnson & Johnson.

La puesta en marcha de la vacuna de Johnson & Johnson se produce después de un estudio local sobre su eficacia contra las infecciones de vanguardia, incluso después de la detección de la variante Ómicron. El estudio administró más de 230.000 vacunas de refuerzo, en su mayoría a trabajadores sanitarios, y descubrió que su protección contra el ingreso en el hospital era “al menos equivalente a la de otras vacunas”, según el Ministerio de Sanidad.

Las autoridades sanitarias sudafricanas dijeron que no seguirían una recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU de que se prefieran otras vacunas Covid distintas de la de Johnson & Johnson, en medio de las crecientes pruebas de que la inyección puede desencadenar un raro trastorno de la coagulación de la sangre.

Las autoridades sanitarias sudafricanas emitieron una respuesta circunspecta, afirmando que la advertencia del C.D.C. se enmarca en el contexto de que Estados Unidos tiene “abundancia de vacunas”.

La profesora Linda-Gail Bekker, una de las investigadoras principales del estudio, dijo que los datos de Sudáfrica mostraban que “en los países de ingresos bajos y medios, esta vacuna de dosis única tiene una gran utilidad.”

Fuente: Infobae