Lunes 24.01.2022
Actualizado hace 10min.

Con escándalo, el Gobierno fue derrotado y el Presupuesto 2022 fue rechazado en Diputados

La oposición decidió votar en contra del presupuesto enviado por el gobierno de Alberto Fernández. Habían acordado enviarlo a comisión nuevamente, pero una intervención de Máximo Kirchner caldeó los ánimos.

COMPARTÍ ESTA NOTA

A la votación en general de la denominada “ley de leyes” se llegó después de casi 22 horas de sesión y tras fuertes discusiones que desembocaron en un escándalo político en la mañana del viernes.

El oficialismo intentó estirar la sesión para tener tiempo de ir convenciendo a diputados de la oposición menos radicalizada, pero no lo logró y la estrategia del Frente de Todos terminó en un duro revés para el Gobierno del presidente Alberto Fernández.

diputados

Diputados

Todos los bloques opositores coincidieron en que el oficialismo había “pecado de soberbio” – tal como lo expresó la diputada Graciela Camaño, del bloque Identidad Bonaerense- al intentar avanzar con una iniciativa sin consensos cuando sabía que no tenía los votos necesarios.

A las 9:30 de la mañana y tras varios cuartos intermedios, Camaño pidió la palabra y expresó: “Yo admiro su paciencia, señor Presidente. ¿Qué vamos hacer? Vamos a resolver la convención radical aquí. Pongamos en marcha la cámara y definamos. Pongamos un poco de cordura. Empecemos a funcionar”.

A las 9:39, el diputado Luis Di Giacomo, de Juntos Somos Río Negro, propuso volver el proyecto a comisión para que se vuelva a presentar el ministro de Economía y se realicen los cambios centrales que reclamaba la oposición. “Sino vamos a seguir acá dando vueltas indefinidamente. Quería proponer la vuelta a comisión y el llamado al ministro, para quienes tengan planteos. Que usted fije la fecha para la comisión. Es la forma de destrabar esta cuestión”, dijo Di Giacomo.

Sorpresivamente, la diputada oficialista Cecilia Moreau se apuró a tomar la palabra para decir que el Frente de Todos apoyaba la moción de Di Giacomo. Veinte horas antes, el bloque oficialista había rechazado la misma propuesta cuando fue expresada por el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri.

El radical bonaerense Miguel Ángel Bazze recriminó que el oficialismo no aceptó volver con el Proyecto a comisión que había sido propuesta por Negri. Tras ello, el mendocino Julio Cobos pidió terminar con las discusiones inconducentes y mocionó para que la iniciativa regrese a Comisión.

Carlos Heller, jefe de la comisión de Presupuesto y Hacienda en la que se debatió la iniciativa para llegar al dictamen, ratificó los dichos de Moreau y dijo que él no tenía inconveniente en acompañar que vuelva a comisión. El Frente de Todos en ningún momento tomó la posta para proponer el regreso a comisión.

Camaño volvió a pedir la palabra y expresó un largo discurso con el que recriminó el “odio” con el que discuten el Frente de Todos y Juntos por el Cambio. Cuestionó que las cuestiones internas de cada uno de esos espacios traban el debate político serio. Y llamó “soberbio” al oficialismo.

“La gente que nos mira no debe entender nada de lo que pasa aquí adentro. Hay una moción que ya fue formulada. Y lo que usted debe poner en tratamiento es la moción que está dando vuelta y, dice el reglamente, sin discusión”, le dijo Camaño al presiente de la Cámara baja, Sergio Massa, quien había fracasado en su intento de aplicar la estrategia del oficialismo junto a su socio político Máximo Kirchner.

Camaño le dijo a Massa que la paciencia no acompaña a la dirigencia política en los últimos tiempos, apuntándole principalmente al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio. “A la mañana el diputado Negri propuso que se vaya a un cuarto intermedio y tampoco aceptaron”, cuestionó la legisladora.

Según la diputada, “hubo un oficialismo soberbio que entendió que quizás con el transcurso de las horas conseguiría doblegar la voluntad de alguien que acompañaría el Presupuesto. Cuando llegamos a las 9:00 de la mañana, lo que queda devalado totalmente es la brutal interna que tiene el bloque de Juntos por el Cambio, porque estamos esperando ahora, pacientemente, si son halcones o son palomas”.

Y agregó: “Miren muchachos, lamentablemente, el tema nos trasciende, es mucho más importante que todos nosotros juntos. Porque esto es una circunstancia, somos tan efímeros, somos tan poca cosa, no tenemos la capacidad de tener la confianza que se requiere en un cuerpo colegiado para tomar una decisión”.

Camaño le señaló al Frente de Todos que la desconfianza sobre ellos pesa porque cuando tuvieron la mayoría absoluta del cuerpo “se llevaron por delante todo, el reglamento, el cuerpo, a los diputados, por eso tienen mala fama. Por eso es difícil creerles”. Y en esa línea le pidió al oficialismo que “se baje del pedestal y valore la opinión de los otros, porque la sociedad los puso en un lugar en el que necesitan del consenso”.

“Vinieron acá a cojudear un Presupuesto con un número que no tienen. Esta es la verdad”, cerró la diputada de Identidad Bonaerense.

Juan Manuel López, presidente del bloque de la Coalición Cívica, dijo que el kirchnerismo tendrá que acostumbrarse a plantear debates serios y a que debe buscar consensos a través del diálogo.

En última instancia, el cordobés Rodrigo De Loredo, afirmó que le parecía “cobarde” que ante un pedido “formal, legítimo y democrático” de un oficialismo que estaba acostumbrado a tener la mayoría y la perdió, que ahora “intenten esconder la mano y que otros hagan el pedido” de, por ejemplo, volver con el proyecto a comisión.

“Han perdido el norte, han perdido la esencia misma de esta actividad, porque volvieron a redoblar, aceleraron el auto hasta el final y cinco centímetros antes de la pared advirtieron que no pudieron doblegar a una mayoría y no pudieron callar a un frente coalicional diverso, tienen la cobardía de no presentarlo con todas las letras ni decir tampoco qué quieren hacer cuando vuelva a comisión”, afirmó De Loredor.

Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos, expresó luego que le llamaba “poderosamente la atención” el comportamiento que habían mostrado dirigentes políticos de peso en la oposición que tuvieron cargos importantes en el Gobierno de Mauricio Macri, el cual “endeudó a la Argentina en más de 44.000 millones de dólares”.

Y le recriminó al macrismo que fue “cobarde” al no haber enviado en 2018 el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Cristian Ritondo, jefe del bloque del PRO, respondió que su espacio no iba a acompañar la vuelta a comisión del proyecto porque el oficialismo debe aceptar “la derrota política”. Y señaló que el kirchnerismo nunca le votó al PRO un Presupuesto en la Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires y cuando fue gobierno nacional.

Negri fue el último en hablar. “Los errores políticos se pagan”, le dijo el diputando mirando a los ojos a Massa. “Si a las 14:00 (del jueves) cuando nosotros propusimos un pase de cuarto intermedio para el martes de la semana que viene no hubieran rechazado, no hubieran estado 24 horas aquí generando violencia verbal”, expresó.

La votación para que el proyecto vuelva a comisión terminó 122 afirmativos y 128 negativos, con cuatro abstenciones. “Atento a la decisión de no volver a comisión, continúa la sesión”, dijo Massa. Y minutos después, Negri propuso la votación en general del Presupuesto. El oficialismo aceptó y fue derrotado.