Miércoles 26.01.2022
Actualizado hace 10min.

Restaurado y con su color y textura original: así luce el Monumento al Deporte

Tras la intervención que tuvo la emblemática escultura ubicada en el Parque de Mayo, se puso en valor la obra de restauración que realizó un grupo de mujeres especialistas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Luego de tres semanas y media de trabajo, durante el mediodía de este jueves, se puso en valor la obra de restauración del Monumento al Deporte. La escultura emblemática ubicada en el Parque de Mayo realizada por José Carrieri fue intervenida por un equipo de especialistas coordinado por la restauradora Cristina Sonego.

Durante el mediodía de este jueves, se realizó el acto de entrega de la obra, por parte de quienes recuperaron la genuinidad de este patrimonio artístico, a las autoridades del Ministerio de Turismo y Cultura y de la Secretaría de Obras Públicas, tras sufrir alteraciones en su color original.

En esta oportunidad, estuvo presente Lucas Carrieri, hijo del reconocido escultor que construyó la estructura de 70 toneladas y 8 metros de altura en 1970.

“Estoy muy conmovido, en nombre de mi padre les agradezco mucho la gestión. El material con el que fue hecho fue lo más innovador y verlo nuevamente restaurado es un valor artístico”, expresó CArrieri.

Al mismo tiempo destacó el hijo del escultor “este monumento sintetiza un arte abstracto, pensando al deporte desde un concepto de movimiento e impacto. La forma del monumento tiene todos los movimientos posibles en el espacio y a medida que uno va girando alrededor es como si se moviera con el agujero en el medio”.

Por su parte, la ministra de Turismo y Cultura, Claudia Grynszpan, destacó la trayectoria de Carrieri: “Fue un artista reconocido a nivel mundial, estamos honrados de tener esta obra aquí en San Juan y que forme parte del circuito cultural. Es una política del Gobierno de San Juan preservar y mantener el patrimonio cultural. Estamos invirtiendo en arte al servicio de la gente”, concluyó.

Cabe destacar que el equipo intervino de una forma no invasiva para sacar las 6 a 8 capas de pintura hasta llegar a la obra original y luego hacer una protección para que persista en el tiempo. Para eso, se llevó adelante un tratamiento estrictamente de conservación basado en una limpieza profunda, a través de la cual en la última capa se trabajó de una manera más delicada con el fin de respetar las micas originales.