Lunes 24.01.2022
Actualizado hace 10min.

Nahir Galarza hoy: cuarta Navidad en prisión y una mala noticia sobre sus padres

La joven de 23 años, condenada por matar a tiros a su novio, pasará otra vez las Fiestas en soledad. Un nuevo revés sacudió sus días de reclusión y reavivó la versión de un pacto familiar.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Nahir Galarza, hoy de 23 años, pasará su cuarta Navidad consecutiva en la cárcel. Pero más allá de lo que ahora es algo común en su vida (está condenada a prisión perpetua por el homicidio de su novio Fernando Pastorizzo), la joven recibió una mala noticia por parte de su familia: sus padres se divorciaron.

Se trata del policía Marcelo Galarza y la exoficial Yamina Fabiana Kroh, quienes habían contraído matrimonio en mayo de 2017, es decir, siete meses antes de que Nahir asesinara a su novio en Gualeguaychú a finales de diciembre.

Según medios locales de Entre Ríos, el divorcio ya está formalizado (resolución N° 19.247 del Juzgado de Familia, Civil y de Menores N° 2 de Gualeguaychú a cargo de Florencia A. Amore, Secretaría N° 2, a cargo de María Luisa Roko) y llegó a oídos de la propia reclusa, quien por estos días sigue en la Unidad Penal 6 Concepción Arenal de Paraná.

En paralelo al golpe emocional, la separación de los padres de Nahir reavivó una de las primeras sospechas del caso: la presunta relación entre el crimen de Fernando Pastorizzo y un pacto de silencio familiar.

¿CÓMO SERÍA EL PACTO DE SILENCIO EN LA FAMILIA GALARZA?

Esta versión había sido planteada por Jorge Zonzini, exvocero de la familia Galarza, en su libro “El silencio de Nahir: crónica de un linchamiento mediático”. Allí mencionó “un hermético pacto de silencio familiar así como también un acto de amor de la joven de autoinculparse para que sus padres no fueran a prisión o fueran investigados”.

También contó que los padres de Nahir estuvieron a punto de quebrarse y presentarse ellos también como culpables del hecho: esa situación se planteó ante Horacio Dargainz. En ese sentido, el abogado Zonzini recordó que luego renunció a la defensa por “diferencias irreconciliables con los padres de Nahir”.

Tiempo atrás, a Yamina Kroh se le realizaron pruebas de dermotest para chequear si había partículas de pólvora en sus manos, y se llegó a sospechar que era ella quien figuraba en las cámaras de seguridad la madrugada del crimen. Marcelo Galarza, en tanto, era el dueño del arma que provocó la muerte de Fernando.

Fuente: Diario Los Andes