Lunes 24.01.2022
Actualizado hace 10min.

Por la falta de reservas, obligan a los bancos a vender sus dólares propios

A partir del miércoles tendrán que adecuar a la baja su posición cambiaria, lo que facilitaría una recompra importante del Banco Central; las divisas de las que deberán desprenderse son de las entidades y no afectan las tenencias de los ahorristas

COMPARTÍ ESTA NOTA

En una nueva muestra de la escasez de reservas que afecta al Banco Central (BCRA), la entidad dispuso que los bancos deberán reducir de 4 al 0% la Posición Global Neta (PGN) de moneda extranjera que tengan desde el próximo miércoles, lo que obligará a la mayoría de las entidades a venderle sus dólares al BCRA.

La medida fue anunciada ayer junto a la comunicación que prohibió la venta en cuotas de servicios turísticos y pasajes al exterior. La norma indica que, desde el 1° de diciembre, la "posición de contado" de los bancos "no podrá superar el importe equivalente al 0% de la responsabilidad patrimonial computable (RPC) del mes anterior al que corresponda".

Según consigna La Nación, desde el BCRA señalaron que la norma apunta a que el sistema financiero local mantenga una posición cambiaria neutra

Al vencer la norma que les fijaba un tope temporal, "las entidades en su conjunto quedaban en condiciones para poder comprar hasta US$ 1000 millones. De allí que se buscó darle equilibrio al sistema y para que los bancos queden en igualdad, se puso la posición neutra", explicaron desde el BCRA.

Sin embargo, los bancos que estaban vendidos son amplia minoría, lo que no casualmente ubicaría a la mayor parte de ellos del lado vendedor del mostrador de la plaza cambiaria dentro de tres jornadas y generaría una oferta forzada de divisas que iría de US$600 millones a US$800 millones.

La nueva medida cayó muy mal entre los grandes bancos minoristas, que temen el impacto que la norma puede tener entre sus depositantes, en un contexto en que ya registran un leve goteo de estas colocaciones de privados, que llevó el stock total a caer de US$16.500 millones a US$15.800 millones en poco más de dos meses.

Los bancos rápidamente salieron a aclarar que los dólares que tendrán que vender son de los propios bancos y no afectan las tenencias de los ahorristas.