Sabado 27.11.2021
Actualizado hace 10min.

La versión de los policías: uno de los acusados por el crimen de Lucas González admitió haber disparado contra el auto entre cuatro y cinco veces

Gabriel Isassi, Fabián López y José Nievas declararon este lunes ante la Justicia

COMPARTÍ ESTA NOTA

Gabriel Isassi, Fabián López y José Nievas, los tres policías de la Ciudad detenidos por el homicidio de Lucas González, el adolescente de 17 años baleado el miércoles pasado en el barrio porteño de Barracas, declararon este lunes en la Justicia.

Ninguno de los imputados aceptó preguntas y cada uno hizo un relato de la situación. Los tres testimonios coinciden en que estaban realizando un trabajo de narcotráfico en la zona cuando “vieron sospechoso el auto de Lucas González, compatible con maniobras de narcotráfico”.

Según los relatos, Isassi fue quien dio la orden de seguir a la Suran en la que viajaba el joven futbolista, y José Nievas era el conductor. Los tres policías coincidieron en que creían que los jóvenes llevaban armas y drogas, aunque ninguno supo explicar por qué.

En su declaración, Isassi remarcó que les hicieron dos o tres señales de advertencia con la sirena del vehículo, pero que no pusieron la “licuadora” porque no les funcionaba. En tanto, los tres efectivos confirmaron que llevaban puestos los chalecos antibalas identificatorios.

Crimen de Lucas González: dos efectivos admitieron haber disparado

En la continuación del relato de los policías, Isassi -que era el líder de la brigada- dio la orden de interceptar el vehículo. Cuando lo alcanzaron, Isassi y Nievas se ubicaron delante del vehículo de Lucas González, mientras que Fabián López se puso por detrás.

Si bien Isassi no habló de la autoría de los disparos en su declaración, Nievas admitió haberlo hecho entre cuatro y cinco veces por haber visto “un movimiento sospechoso en el auto”. Por su parte, López aclaró que “abrió fuego” porque escuchó detonaciones y pensó que sus compañeros estaban en “peligro”.

Según las fuentes judiciales, Lucas González recibió un disparo por delante, por lo que la deducción que hacen los especialistas es que Isassi o Nievas son los autores del crimen. El vehículo en el que viajaba el futbolista también tiene un impacto por detrás, un aspecto que coincide con el testimonio que dio López.

Ninguno de los tres efectivos detenidos se refirió en algún momento a la supuesta portación de armas de los chicos, como habían argumentado en un principio.

Llantos y pedidos de justicia en la despedida de Lucas González. (Foto: Télam).

Llantos y pedidos de justicia en la despedida de Lucas González. (Foto: Télam).

Entre lágrimas y sin dormir, los policías del crimen de Lucas Gonzáles pidieron un cambio de celda

Según las fuentes judiciales, López e Isassi se quebraron durante la indagatoria, mientras que Nievas se mantuvo frío.

Los tres policías solicitaron que no los alojen con detenidos comunes porque reciben amenazas verbales constantemente y declararon que hace dos días que no pueden dormir.

En su declaración, Isassi sostuvo que tiene miedo debido a que “su cara es conocida” y luego de quebrarse en llanto dos veces frente al juez, expresó que está viviendo “una locura”.

Cómo sigue la investigación por el crimen de Lucas González

En las próximas horas está previsto que los fiscales escuchen la versión de los tres amigos de Lucas que sobrevivieron a los disparos de la policía, pero que, en un principio, fueron detenidos en el marco del operativo montado por los efectivos. Inclusive, llegaron a ser encausados, pero el juez de menores que intervino en el caso, Alejandro Cilleruelo, finalmente los sobreseyó.

Los adolescentes, todos de 17 años, serán entrevistados primero por personal de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (Dovic), dependiente del Ministerio Público, y después declararán cada uno por su lado de manera virtual.

Por otro lado, este martes declararán los padres de Lucas, Cintia López y Mario González, quienes el viernes último, junto a su abogado, Gregorio Dalbón, convocaron a una marcha sin banderas políticas para pedir justicia en la puerta de los tribunales situados en Talcahuano 550.