Sabado 04.12.2021
Actualizado hace 10min.

Nueva ola de COVID en Europa: corridas y autos en llamas durante una manifestación contra las restricciones en Rotterdam

La policía confirmó que se han provocado incendios y hasta se han usado fuegos artificiales durante una protesta en la ciudad portuaria contra un cierre parcial por el aumento de casos de coronavirus

COMPARTÍ ESTA NOTA

La policía holandesa realizó disparos de advertencia el viernes después de que estallaran disturbios en una protesta en la ciudad portuaria de Rotterdam contra un cierre parcial por coronavirus, dijo la policía local.

“Una manifestación ... resultó en disturbios. Se han provocado incendios en varios lugares, se han disparado fuegos artificiales y la policía ha realizado varios disparos (de advertencia)”, dijo la policía de Rotterdam en Twitter.

El Gobierno de Países Bajos había anunciado el 12 de noviembre el cierre nocturno del país, con una vigencia de tres semanas que obliga a bares y tiendas a cerrar a las 20.00 (hora local), y una ampliación de los sitios en los que es necesario presentar el pase sanitario para poder acceder.

El primer ministro, Mark Rutte, había anunciado en un rueda de prensa las “desagradables decisiones” que ha debido tomar la Administración para hacer frente al repunte de contagios, por lo que las medidas son “inevitables”, ya que “el virus está en todas partes”. Esto ha provocado, por su parte, “que la presión sobre la asistencia sanitaria sea de nuevo extremadamente alta”.

En este contexto, las autoridades han endurecido las restricciones, entre ellas las reuniones en casa “por un tiempo”, se ha reinstaurado la regla de 1,5 metros de distanciamiento y se ha ampliado el pase sanitario a tiendas y servicios no esenciales, con la posibilidad de que las empresas también lo pidan en los lugares de trabajo.

Además, se ha introducido la llamada medida 2G, ya utilizada en Alemania, en la que solo las personas vacunadas o que haya superado la enfermedad pueden asistir a festivales y eventos. Rutte ha indicado, además, que no solo las personas contagiadas con el coronavirus deben hacer cuarentena, también las personas que viven con ellos.

Asímismo, se mantendrá el pase covid para acceder a los negocios hosteleros, cines, teatros, piscinas y gimnasios, así como el uso de las mascarillas en supermercados, tiendas no esenciales, transporte público y edificios oficiales.

Todas las medidas, con las que el Gobierno espera dar “un duro golpe a la COVID-19″, entraron en vigor el sábado 13 de noviembre a las 18.00, y se aplicarán, en principio, hasta el próximo sábado 4 de diciembre.

A pesar de que Países Bajos tiene una de las tasas de vacunación más altas de Europa, y junto a la gran mayoría de países europeos, los contagios han ido en aumento en las últimas semanas.

Por oytro lado, el gobierno prohibó los fuegos artificiales el 31 de diciembre por segundo año consecutivo. La prohibición tiene la intención de “prevenir, lo más posible, mayor presión a la atención médica, policías y personal de emergencia”, dijo el viernes el gobierno.

La cantidad de personas atendidas por lesiones relacionadas con fuegos artificiales se redujo en 70% el año pasado, indicó el gobierno, un alivio muy necesitado en los hospitales holandeses ya saturados por los pacientes con COVID-19.

 

Un paquete de compensación financiera será implementado para los vendedores de fuegos artificiales afectados por segunda ocasión a causa de la prohibición. Los fuegos artificiales sólo se venden en los Países Bajos los días previos a la víspera de Año Nuevo. Ese día, las personas suelen salir a las calles para detonarlos alrededor de la medianoche.

El gobierno indicó que los espectáculos de fuegos artificiales organizados por los municipios quedan exentos de la prohibición y pueden continuar si lo permiten las restricciones del coronavirus. Las infecciones se disparan en los Países Bajos y el gobierno ya impuso una cuarentena parcial que se extenderá al menos dos semanas más.

(Con información de AFP)