Sabado 27.11.2021
Actualizado hace 10min.

Hoy es el Día Internacional de la Dislexia

Toda la información sobre este trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, acá.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Cada 8 de octubre se celebra el Día Internacional de la Dislexia con el objetivo de concienciar a las personas acerca de este trastorno que afecta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al 10% de la población mundial.

Se trata de una dificultad del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

Los signos generalmente se hacen evidentes cuando se comienza la escuela y comienza a concentrarse más al momento de aprender a leer y escribie. Una persona con dislexia puede:

  • leer y escribir muy despacio,
  • confundir el orden de las letras en las palabras,
  • poner letras al revés (como escribir "b" en lugar de "d"),
  • tiene una ortografía deficiente o inconsistente,
  • entender la información cuando se la dice verbalmente, pero tener dificultad con la información que está escrita,
  • resultarle difícil llevar a cabo una secuencia de instrucciones
  • luchar con la planificación y la organización.

Es importante saber que aunque la dislexia afecta el aprendizaje, no tiene que ver con la inteligencia. Las personas con dislexia son tan inteligentes como sus compañeros y suelen tener buenas habilidades en otras áreas, como el pensamiento creativo y la resolución de problemas.

Aunque aún no se han identificado con exactitud las causas de la dislexia, se sabe que los genes y el cerebro juegan un papel. Por un lado, con frecuencia hay más de un miembro de la familia que tiene dislexia (cerca del 40% de los hermanos de personas con dislexia tienen problemas con la lectura, y el 49% de los padres de niños con dislexia también la presentan); además, se han encontrado genes relacionados con las dificultades para leer y con el procesamiento del lenguaje.

Por otro, los estudios de imágenes del cerebro indican diferencias entre las personas con y sin dislexia. Estas diferencias ocurren en áreas involucradas con habilidades importantes para leer, como saber cómo se representan los sonidos en las palabras y reconocer cómo lucen las palabras escritas.

En cuanto al diagnóstico, se puede realizar a través de una evaluación completa realizada en la escuela o de forma privada. Existen diferentes tipos de profesionales que pueden evaluar si una persona tiene dislexia, incluyendo a los psicólogos escolarespsicólogos clínicos y neuropsicólogos. Un evaluador realizará una serie de pruebas para la dislexia, así como también pruebas en otras áreas para determinar con exactitud cuáles son las fortalezas y los retos del individuo.

Es un trastorno que no se cura, pero existen enfoques de enseñanza y estrategias que pueden ayudar a mejorar las habilidades lectoras. Personas de cualquier edad pueden ser evaluadas para la dislexia, aunque las pruebas para adultos son diferentes que las de los niños.