Lunes 18.10.2021
Actualizado hace 10min.

Bordando Mandarinas: Una pasión que crece

Es la artesanía que está de moda. Pero también un medio de expresión que permite realizar verdaderas obras de arte.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Bordar en puntos cadena, festón, cruz o francés. Intervenir telas con maderas, elementos metálicos, artificios de joyería, desechos inesperados. Pespuntear. Incluir tecnología sofisticada y hacer arqueología en el baúl de la abuela. 

Casi 3 millones de entradas registra Google si se tipea la palabra bordado, e Instagram y Facebook tienen cifras millonarias de subidas sobre esta técnica que pasó del mantel de la cocina y el almohadón del living al arte con mayúsculas.

Macarena Pereyra aborda esté arte tan hermoso como desafiante. Actualmente tiene 26 años, pero ella desde muy chiquita recuerda ver a su mamá coser de todo, confeccionar desde cero un guardapolvo, diseñar y coser su vestido de 15 y hasta arreglar pantalones que parecían insalvables. “Yo escarbaba en su costurero y caja de retazos, jugaba con los bonotes, cosía ropa para las muñecas y escribía mi nombre en la tela, eso era bordar y no lo sabía aun”.

Su proyecto comenzó en 2017 y su protagonista nos contó el porqué de tan hermoso emprendimiento “estaba sin trabajo, aunque a veces daba clases de apoyo, pero surgía por temporadas. Un día, angustiada por la falta de dinero, empecé a subir fotos de almohadones bordados que encontraba en google, preguntaba a quienes me seguían si les gustaba y si comprarían algo así para el día del padre. Tuve varios pedidos, agarré la máquina de coser de mi mama, repasé todo lo que me había enseñado y tuve mis primeros pesos después de tanto tiempo”.

A partir de su iniciativa, muchas personas comenzaron a consultarle como hacia sus productos. “La gente me preguntaba como los hacía, entre ellas una amiga me contó que siempre quiso aprender a bordar y si le podía enseñar”.

“Pensé día y noche como podía armar una clase de bordado, a quienes, que materiales, cuanto cobrar. De apoco fui tomando confianza, investigando más, aprendiendo a armar presupuestos de materiales, pensar días y horarios, escribir y tachar propuestas”.

El emprendimiento fue tomando forma y nació bajo el nombre de Espacio mandarina. Espacio porque iba a funcionar en el living de su casa y Mandarina porque es la forma en que apodaron a su mamá Cecilia.

Actualmente, el nombre cambió a Bordando mandarinas “me suena a música y conjuga lo más rico de una fruta que no puede faltar en casa cuando es temporada, es también mi mamá costurera-maestra y la manualidad que me ayudó a encontrarme como tallerista y valorar mi conocimiento”.

Además, Macarena, cuenta que lo más lindo que le deja su emprendimiento son sus alumnas que la acompañan y confían. “Muchas personas que asistieron a mis talleres me cuentan que las ayudé, que les sirvió para distenderse, de alguna forma lo veían terapéutico, eso me alienta a perfeccionarme como docente en la rama de manualidades terapéuticas”.