Miércoles 28.07.2021
Actualizado hace 10min.

Un estudio evaluó la respuesta de la vacuna de Sinopharm contra el COVID-19 y la variante Delta

Realizado en Sri Lanka determinó que la vacuna china Sinopharm es eficaz contra la variante Delta del coronavirus y genera una alta respuesta de anticuerpos en la gran mayoría de pacientes

COMPARTÍ ESTA NOTA

Los resultados del estudio, publicado en el repositorio de artículos científicos medRxiv y realizado por científicos de la Universidad de Oxford y de la Universidad de Sri Jayawardenapura, sugieren que los vacunados con Sinopharm “tienen un nivel similar de protección contra la infección con (las variantes) Delta y Beta”.

“La conclusión de este informe es que cuando se trata de Delta y otras variantes, la vacuna de Sinopharm induce niveles similares de respuestas de anticuerpos que las personas que se han infectado de forma natural, lo que es muy bueno”, dijo Neelika Malavige, jefa del Departamento de Inmunología y Medicina Molecular. Si bien el estudio halló una menor respuesta contra la variante Beta (detectada originalmente en Sudáfrica), esta no es la que genera más preocupación en la actualidad, ya que la OMS proyecta que la Delta (de la India) será la dominante a nivel mundial.

Ante el análisis de 282 personas vacunadas con esta fórmula, los autores indicaron que la vacuna china logró además una respuesta de anticuerpos (seroconversión) del 95% contra la proteína ‘spike’ del SARS-CoV-2.

La respuesta fue diferente según los grupos etarios. Entre los pacientes de entre 20 y 40 años, el 98% desarrolló anticuerpos, mientras que entre los voluntarios de más de 60, la tasa de desarrollo de defensas pasa a 93%. “Esto no es sorprendente, ya que las personas mayores responden menos a las vacunas”, añadió la especialista.

Sinopharm, aprobada por la OMS, presentó meses atrás estudios en varios países con una eficacia general de casi 80%. La fórmula es usada en decenas de países con compras directas o con entregas a través del mecanismo COVAX. En Argentina, un reciente estudio “de vida real” en pacientes de más de 60 años arrojó una eficacia de 84% para prevenir la mortalidad tras la aplicación de las dos dosis.

El estudio del martes ha sido publicado mientras Sri Lanka trata de contener los casos de coronavirus que continúan aumentando, debido a la variante B.1.617.2 (Delta) identificada inicialmente en la vecina India.

El presidente de la Asociación Médica de Sri Lanka, el doctor Padma Gunaratne, afirmó a los medios de comunicación que el país puede enfrentarse dentro de poco a una cuarta ola de COVID-19, y advirtió que las restricciones al movimiento no han sido muy efectivas a la hora de frenar los contagios. Las restricciones fueron impuestas a mediados de mayo, aunque han sido relajadas desde entonces y en este momento únicamente están limitados los desplazamientos entre provincias.

Sri Lanka detectó este martes casi 1.500 nuevas infecciones, elevando los casos hasta los 277.710 desde el inicio de la pandemia.

El director general adjunto del Servicio de salud esrilanqués, Hemantha Herath, afirmó esta semana que entre el 25 y el 30% de las nuevas infecciones detectadas en la capital pertenecen a la más infecciosa variante Delta. Ante el aumento de los casos, las autoridades de la nación isleña han tratado de impulsar la campaña de vacunación, con la china Sinopharm como principal suero, con un programa de inoculación puerta a puerta.

“Hacemos esto para las personas que no pueden acudir de forma física a los centros de vacunación, como los ancianos y personas con discapacidades”, dijo a Efe un portavoz del Ministerio de Sanidad, Mindika Pitawala, sobre la campaña lanzada el pasado viernes.

(Con información de EFE y Reuters)