Sabado 27.02.2021
Actualizado hace 10min.

La indignación de Verónica Ojeda por la carta documento que recibió su hijo

Un cartero pidió que Dieguito Fernando, de 7 años, firmara la notificación. “Pongan más criterio muchachos, nunca van a lograr meter a Dieguito en el barro, porque no los voy a dejar”, señaló.  Excepto a Diego Junior, que está en Italia, a Dalma, a Gianinna y a Jana les enviaron el mismo escrito.  

COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta mañana, Verónica Ojeda relató en su cuenta de Instagram el angustiante momento que vivió ayer en horas de la tarde cuando en su domicilio se presentó un cartero. El enviado llevaba un escrito para su hijo Dieguito Fernando Maradona y el hombre le pidió que el pequeño lo firmara.

"¿Tendre? que ponerme a Dieguito a upa y llevarlo a mesa de entrada del Juzgado? ¿En el juzgado el juez me atendera?? ¿O mandara a algu?n abogado de nuevo a la facultad? La verdad más alla? de la sorpresa de nunca haber visto una cosa asi?, me causa indignacio?nDieguito por su corta edad no sabe lo que es una carta documento, el solo quiere jugar, crecer con el amor de su mama?, jugar con sus amigos y recordar a su papa? tan solo como lo que es, un simple papa", redactó en la red.

"Pongan más criterio muchachos, nunca van a lograr meter a Dieguito en el barro, porque no los voy a dejar. De?jenlo crecer en paz, que tenga una vida plena. Sean parte de la solucio?n y no del problema. Sean ma?s dignos asi? construimos un mundo mejor para Dieguito, seguramente eso queri?a su papa?", señaló.

La carta documento, tal como lo reveló Mario Baudry - su pareja y abogado - a Teleshow, es una notificación sobre las causas que Diego Maradona tenía con su ex esposa Claudia Villafañe. No tiene ningún tipo de efecto ni validez legal. Tanto Dalma, como Gianinna Jana recibieron el mismo escrito. Diego Junior no pudo ser notificado debido a que se encuentra en Italia.

Al fallecer el astro del fútbol argentino, sus hijos heredan las causas y ellos deben decidir si continúan o no con el curso legal. Fue el socio de Matías Morla quien dirigió el documento al pequeño de siete años en vez de enviarlo a nombre de su madre.