Sabado 28.11.2020
Actualizado hace 10min.

Un virus mortal, muy contagioso similar al Ébola está en Bolivia

Un grupo de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estado Unidos descubrió la transmisión de persona a persona del virus Chapare, un virus raro que produce síntomas similares al Ébola, y que reapareció en 2019 tras un brote en 2004

COMPARTÍ ESTA NOTA

Los investigadores descubrieron que el virus puede propagarse de persona a persona en entornos de atención médica, lo que genera preocupaciones potenciales de brotes adicionales en el futuro, según los nuevos hallazgos presentados este lunes en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina e Higiene Tropical (ASTMH).

De todos modos no hay brotes activos de Chapare en 2020, e incluso en el caso de nuevos brotes, es poco probable que el virus cause una pandemia, según los expertos en virus, sostiene el sitio Live Science.

"Las fiebres hemorrágicas como el Ébola rara vez se propagan tan ampliamente como las enfermedades respiratorias como la gripe o el Covid-19", dijo a Colin Carlson, investigador de la Universidad de Georgetown que estudia las enfermedades zoonóticas.

"Esto se debe a que los síntomas de la fiebre hemorrágica generalmente aparecen poco después de las infecciones (a diferencia de los largos períodos de incubación de las enfermedades respiratorias), y el contacto directo con los fluidos corporales generalmente es necesario para contraer una enfermedad hemorrágica. Pero los brotes pueden devastar los sistemas de atención médica, con un gran número de trabajadores de la salud que se enferman después de tratar a pacientes infectados", continuó el especialista.

El virus Chapare

Los científicos dijeron que en 2019 dos pacientes transmitieron el virus Chapare a tres trabajadores de la salud de La Paz. Uno de los pacientes y dos trabajadores médicos murieron luego. Solo se había documentado previamente un pequeño brote del virus en el Chapare en 2004, cuando un agricultor de 22 años murió después de sufrir dolor de cabeza, dolores articulares y musculares, vómitos y hemorragia.

Se desconoce dónde se originó el virus y cómo infecta a los humanos. En principio, se estima que los roedores fueron la fuente de la infección del agricultor.

El virus Chapare pertenece al grupo de los llamados arenavirus. Puede causar fiebres hemorrágicas, una condición que también se observa en los pacientes con Ébola y que puede producir problemas graves en varios órganos, lo que hace que los pacientes luchen por sobrevivir.

Los pacientes del brote de Chapare en 2019 sufrieron fiebre, dolor abdominal, vómitos, encías sangrantes, erupción cutánea y dolor detrás de los ojos.

El primer indicio del brote de 2019 se encontró en una colección de fluidos corporales que apareció en un laboratorio de Santa Cruz. Los médicos que recolectaron las muestras creían que los pacientes habían contraído dengue, una enfermedad potencialmente mortal transmitida por mosquitos que también puede causar fiebre y hemorragia interna.

"Nuestro trabajo confirmó que un joven médico residente, un médico de ambulancia y un gastroenterólogo contrajeron el virus después de encontrarse con pacientes infectados", dijo Caitlin Cossaboom, epidemióloga de la división de patógenos y patógenos de altas consecuencias de los CDC al diario británico The Guardian. Dos de los trabajadores de la salud murieron más tarde. "Ahora creemos que muchos fluidos corporales pueden potencialmente portar el virus".

Debido a que no existen medicamentos específicos para la enfermedad, los pacientes solo reciben cuidados de apoyo, como líquidos por vía intravenosa, explicó la experta.

"Aislamos el virus y esperábamos encontrar una enfermedad más común, pero los datos de la secuencia apuntaban al virus del Chapare", dijo María Morales-Betoulle, patóloga del CDC. "Nos sorprendió mucho".

Los investigadores también dijeron que era posible que el virus hubiera circulado durante algunos años sin ser detectado, porque podría diagnosticarse erróneamente fácilmente como dengue, un virus con síntomas similares. Los científicos dijeron que necesitaban continuar estudiando el virus para comprender su capacidad de causar brotes.

Fuente: La Nación