Viernes 07.08.2020
Actualizado hace 10min.

La Anmat advirtió no usar un barbijo quirúrgico

La entidad nacional comunicó que el insumo muy necesario en este contexto no es el barbijo correcto que figura en el rotulo del envoltorio. Los detalles en la nota. 

 
Imagen ilustrativa
COMPARTÍ ESTA NOTA

Por medio de la disposición 5596/2020 publicada en el Boletín Oficial, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) prohibió el uso, la comercialización y distribución en toda la Argentina de un elemento de protección para la nariz y boca que hoy, en pleno desarrollo de la pandemia por el COVID-19, se utiliza mucho.

Se trata de varios lotes de un producto falsamente rotulado como “Barbijo Quirúrgico Tipo 3 Clase 2, Barbijo tricapa con tiras – DOC 10 – fabricado por Laboratorio Rodimed de Assi Diana María”.

La medida se efectuó a raíz de que, desde el Hospital de la Baxada, ciudad de Paraná (provincia de Entre Ríos) realizaron una consulta al Departamento de Tecnovigilancia de la ANMAT en relación con unos barbijos quirúrgicos que supuestamente eran elaborados por la firma anteriormente mencionada. Las características visuales de los artículos hicieron levantar sospechas respecto a su legitimidad.

La empresa fue consultada con motivo de corroborar la legitimidad de los barbijos. Desde Rodimed informaron que “se trata de un producto falsificado y que no fue fabricado por ellos, debido a que los originales vienen termosellados y poseen elásticos para su ajuste”, informa la disposición. Respecto a los adulterados, “poseen en las uniones costuras a máquina y tiras para atar y ajustar”.

El producto original también detalla en su rotulado la siguiente información: “Marca Rodimed, Lote: tres dígitos, Vencimiento: cinco años, Denominación: Barbijo de uso único y Modelo: Barbijo triple con elástico”. En cambio, el artículo falsificado describe: “Marca DOC10, Lote: diez dígitos, Vencimiento: tres años, Denominación: Barbijo quirúrgico tipo 3 clase 2 y Modelo: Barbijo tricapa con tiras”.

“Desde el punto de vista sanitario, se trata de un producto falsificado, se desconoce su efectivo origen y composición, no pudiendo garantizarse su calidad, seguridad y eficacia, situación que resulta en un riesgo para la salud de la población”, expresa el comunicado oficial.