Viernes 03.07.2020
Actualizado hace 10min.

Reemplazaron la bandera argentina por la de comunidad LGBTIQ y exveteranos de Malvinas protestaron

En Córdoba el fin de semana hubo escándalo y equivocaciones con la bandera que representa a la población LGTBIQ+. El intendente fue criticado por izar una bandera que representa a la ciudad de Cuzco, Perú.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El homenaje que la Municipalidad de Córdoba tenía planeado para el Día del Orgullo, quedó envuelto este fin de semana en más de una polémica.

Este viernes, el intendente de la ciudad, Martín Llaryora, anunció a través de sus redes sociales el izamiento de la bandera de la diversidad sexual en el mástil mayor del Parque Sarmiento, el más grande de Córdoba, como muestra del “firme compromiso” que tiene su gestión en “construir una sociedad cada día más inclusiva, igualitaria y respetuosa” y en conmemoración del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ+, que se celebró el último domingo domingo. 

También puedes leer: Día Internacional del Orgullo y la Lucha por una Sociedad Igualitaria: el testimonio de un militante local

 

Sin embargo, las críticas no tardaron en llegar. En primer lugar, muchos usuarios de Twitter comenzaron a hacerle notar en los comentarios al jefe comunal que la bandera que la Municipalidad había izado no era la bandera arcoiris del colectivo LGBT, que lleva seis bandas de colores, sino la de la ciudad de Cuzco, Perú, que tiene siete, y también es símbolo de cooperativismo.

El reemplazo permanente de la bandera argentina por la bandera multicolor provocó fuertes críticas de un grupo de ex combatientes de Malvinas, que este sábado se acercaron hasta la plaza para bajar la bandera y vandalizar la placa que la Municipalidad había dispuesto en el lugar.

“Nosotros, como veteranos de guerra, como ciudadanos y como argentinos, tenemos que respetar nuestra enseña patria. No consideramos que se tenga que sacar nuestra bandera para poner otra”, manifestaron dos veteranos de guerra que se habían acercado al lugar para retirar la bandera. En ese momento se produjeron insultos y empujones con los vecinos que se oponían a la protesta y debió intervenir la Policía.

El fiscal Raúl Garzón intervino en el caso y ordenó investigar e identificar a quienes produjeron daños en el mástil para poder imputarlos. “Realmente de forma penosa hubo discusiones, rotura de una placa y algún personal policial lesionado que intervino para que esto no llegara a mayores”, expresó.

Sin embargo, el gobierno local anticipó que la decisión de que la bandera quede en el mástil de forma permanente sería revisada y este lunes por la mañana volvió a izarse la bandera argentina en su lugar. “Hemos demostrado que estamos muy lejos de ser una sociedad que aceptamos las minorías. Nos ha dejado un sabor de tristeza”, señaló Miguel Siciliano, Secretario de Gobierno de la ciudad.