Martes 22.09.2020
Actualizado hace 10min.

Mundial del ’78: globos, palomas blancas y jóvenes al ritmo de la banda militar

En junio se cumplen 42 años de que Argentina se consagró Campeón del Mundo. Durante este mes, Dame Noticias te cuenta la historia del gobierno militar que ocultaba los delitos de lesa humanidad. 

 
COMPARTÍ ESTA NOTA

El 1 de junio de 1978 comenzó el tan anhelado y esperado Mundial. La ceremonia de apertura fue un día jueves de mucho frío, según relatan medios y sitios webs, el acto comenzó después del mediodía. Las tapas de los diarios nacionales e internacionales publicaron en su portada la foto de las tribunas colmadas de gente. 

 “El Mundial” es la canción de aquel campeonato de fútbol, y ese jueves de un otoño argentino comenzó a sonar en el Monumental para dar inicio a la Copa del Mundo. Miles de personas fueron espectadores del espectáculo; a pocos metros del estadio había jóvenes secuestrados y sus madres marchaban en la Plaza de Mayo por su desaparición. 

También puedes leer: Títulos: Mundial del ’78: la selección argentina alzó la copa ¿y la dictadura militar alzó la copa de la represión?

Pero, ¿quiénes fueron los protagonistas del acto de inauguración?... Al sonido de las trompetas de la banda de música del Colegio Militar comenzaron a lanzar hacia el cielo gran cantidad de globos de colores, y a continuación, cerca de dos mil jóvenes vestidos de blanco y celeste entraron al campo de juego. Marchando y formados en hileras hicieron su presentación. Los protagonistas fueron niños y niñas que con sus cuerpos armaron una palabra. 

El locutor de la ceremonia, expresaba por los micrófonos del Estadio River Plate: “Esta explosión de alegría inunda el espacio en la verdadera manifestación de un país que recibe al mundo, rápidamente con el orden y la disciplina de la conciencia y accionar, una palabra se dibuja en el campo de juego: Argentina 78”. 

Los medios de comunicación reportaron el 0 a 0 entre Alemania Federal y Polonia, el primer partido de la Copa y, también mostraron la participación de esos jóvenes que fueron seleccionados de escuelas públicas y privadas de Buenos Aires para ser los protagonistas del acto. 

Las crónicas de aquel momento relatan que, desde el gobierno de facto de Jorge Rafael Videla, asignaron a unos docentes a preparar la presentación y el requisito estuvo a la vista: una coreografía militar. A la vez, miles de palomas blancas fueron lanzadas por el estadio como símbolo de la paz. Por varios segundos volaron las palomas aturdidas por los aplausos de la gente y el ruido de los helicópteros que daban vuelta por encima del Monumental como “parte de la ceremonia”, ¿o como estrategia de orden y control?

Así fue la ceremonia de apertura del evento futbolístico que marco la historia de un país y la vida de 30 mil madres, hoy abuelas que buscan respuestas; y un presidente de facto que en su discurso “le pidió a Dios por la paz del mundo”.

Mira la apertura del Mundial de 1978 que fue transmitida por el canal público: