Martes 19.11.2019
Actualizado hace 10min.

Se entregó otro de los presos fugados de la comisaría de Quilmes

El miércoles pasado de una comisaría del partido bonaerense de Quilmes, se fugó un grupo de reclusos. Este viernes uno de profugos se entregó a la policía, ya son tres los evadidos recapturados y quedan aún ocho de los detenidos que son buscados. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Se trata de Mario Ezequiel Arancibia, quien este viernes por la tarde se presentó en la sede de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) quilmeña, en el sur del conurbano y quedó detenido a disposición de la fiscal que investiga el escape, Karina Gallo.

Según las fuentes, Arancibia estaba alojado en la comisaría 3ra. de Quilmes en una causa por "encubrimiento y portación ilegal de arma de guerra" a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de ese Departamento Judicial.Por la evasión ya había sido recapturados Alan Xavier Villalba y Luis Alberto Navarro; mientras que continúan prófugos Eduardo Ezequiel Ramírez; Ignacio Alejandro Cárdenas; Ulises Gastón Cabaña; Gonzalo Emmanuel Sotelo; Walter Alberto Luján; Aldo Adolfo Pérez; Jorge Adrián Torres y Adrián Muñoz.

En tanto, la fiscal Gallo imputó este jueves el delito de "facilitación de evasión" al imaginaria Elias Nicolás Castillo y al ayudante de judiciales Matías Javier Gómez.

De acuerdo a los pesquisas, Castillo era el encargado de llevarles la comida a los presos y Gómez de acompañarlo y cerrar la puerta, detallaron los informantes.Además de estos dos efectivos, Asuntos Internos desafectó al jefe de la seccional 3ra, Miguel Ángel Coch, el segundo jefe, Rubén Darío Banegas y el oficial de servicio Jorge Fabián Omar Yolan.

¿Cómo fue la fuga?

El pasado miercoles 06, alrededor de las 16.30, en la comisaría ubicada sobre avenida 12 de octubre 55, en Quilmes Oeste, cuando un oficial abrió la puerta de uno de los calabozos para pasarle la comida a los internos y, cuando se encontraba dentro de la celda, uno de los detenidos lo empujó y cayó al suelo.

Esa circunstancia fue aprovechada por once presos que salieron corriendo del calabozo en dirección al patio de la comisaría, donde abrieron un portón que se encontraba sin llave y escaparon por la avenida 12 de octubre.