Jueves 14.11.2019
Actualizado hace 10min.

Kolor Max: La tradición sanjuanina se impone en el mercado mundial

La empresa familiar sigue apostado al crecimiento y con orgullo de ser locales. En una charla abierta con Dame Noticias , Alejandro Mestre nos cuenta su historia y expectativas futuras.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Kolor Max es una empresa que nació hace 27 años, de la mano de José Luis Mestre, un ex gerente que, como muchos, quedó desempleado ante el cierre masivo de industrias en la crisis de la década del ’80 y principios de los ’90. Su conocimiento tanto en minerales como el desarrollo de productos para la construcción con base mineral, le permitió iniciar una fábrica que hoy es tradición sanjuanina: comenzó la producción de la histórica pintura a la cal en el parque de Chimbas, como así un emprendimiento para importar cemento blanco desde México, buscando satisfacer el consumo ante el desabastecimiento total en Argentina.

“Hoy ese producto constituye sólo el 15% de las ventas, ya que hemos evolucionado hacia otros tipos para estar a la altura de la vorágine del mercado internacional”, cuenta Alejandro Mestre, uno de los cinco hijos del fundador que lleva adelante la gerencia.

Los vaivenes económicos de nuestro país no amedrentaron el ímpetu de aquel visionario que, en 2005, apostó nuevamente a la expansión e inauguró una nueva planta, esta vez en Mendoza, con el objetivo de fabricar mezclas adhesivas. “Traemos una dinámica que continuamos y radica en encontrar cada dos años hitos importantes de la empresa que van marcando, reafirmando o cambiando el rumbo para adaptarnos a distintas situaciones; lanzamos líneas nuevas de productos, incluso apostamos a nuevas marcas que nos permiten explorar mercados inéditos”, explica Alejandro.

En 2006, a partir del fallecimiento de su fundador, Kolor Max atravesó una transición generacional, en la que los hijos eran aún muy jóvenes para tener la experiencia necesaria. “Por suerte, sí alcanzó en vida a profesionalizarla, a confiar la gerencia y mandos medios en personas que eran de su total confianza y ya estaban preparadas dentro de la organización. Entonces, tuvimos una transición acelerada, pero con una etapa de preparación intensa en el negocio que fue posible gracias al apoyo de esos trabajadores”, relata. Igualmente, expresa que esos principios han servido para la elección de cada uno de sus empleados, por lo que se constituye como una gran familia de 26 miembros.

El novel empresario confiesa que en su rango es el primer sismo económico severo que le toca afrontar, sin embargo, el recuerdo de los valores y el coraje de su padre apuntalan las decisiones que debe tomar la empresa familiar: “Para generar cambios estructurales, debemos estar dispuestos a tomar decisiones estructurales. Hubo marcas o líneas de productos que él apostó fuerte y hoy estamos desactivándolas, ya que no son rentables, aunque en su momento, sí. El mercado es tan dinámico que todo evoluciona, por lo tanto la empresa debe acoplarse a esta vorágine para no quedarnos atrás. Son decisiones emocionalmente difíciles, pero empresarialmente sabemos que debemos que tomarlas y de alguna manera, continuando un poco su filosofía de siempre mirar hacia adelante, hay que avanzar igual”.

Alejandro argumenta que, a pesar de la crisis, estos han sido los años en lo que más se ha invertido en la fábrica: “Se debe a que hay un compromiso más allá de lo laboral; un sentimiento que supera la situación actual. En vez de achicarnos, estamos apostando a invertir para reinventarnos”. Por consiguiente, se ha puesto en foco tanto el desarrollo de nuevos productos, la profesionalización de los mandos medios, como así la conformación de un equipo multidisciplinario cuyo trabajo consiste en encontrar nuevos desarrollos de mayor valor agregado.

Hoy, Kolor Max fabrica pegamento para cerámicos, pastinas y complementarios, revestimiento para paredes con base cemento, revestimientos plásticos y minerales, una línea completa de pintura látex y enduido plástico y aditivos técnicos para la construcción. Estos productos están denominados bajo diferentes nombres, uno por cada línea de para que se constituyan como marcas especialistas en distintos rubros.

 Sin embargo, esta organización cuida cada detalle y el trabajo no termina con la entrega, sino que todo su personal se preocupa por la satisfacción total del cliente. “Proponemos ser un aliado del ingeniero, del arquitecto o de una empresa para desarrollar un producto en forma personalizada o solucionar un problema, como adaptar aquellos estándares a una necesidad específica”, cuenta el gerente. No sólo trabajan en la capacitación sobre cómo aplicarlo, sino que se preocupan por el seguimiento en la obra, la asistencia técnica e, incluso, si cambian de cuadrilla, proponen volver a instruirlos. “La gestión no puede terminar con la entrega del producto; para que la experiencia del cliente sea positiva, es clave corroborar la aplicación”, manifiesta.

Además, en su afán de crecimiento constante, están explorando nuevos mercados dentro y fuera del país, adaptando la producción a las necesidades climáticas de cada región. “Estamos desarrollando revestimientos minerales con propiedades específicas, por ejemplo, que reducen el costo energético de las casas; también, aquellos que se pigmentan a partir de minerales naturales, por lo tanto, no se decoloran con el sol; otros, se ensucian menos al ser hidrorepelentes y fáciles de limpiar”, expone orgulloso.

Alejandro, asimismo, pertenece a Unión Industrial de San Juan y, como tal, revela que el Gobierno local ha sido un aliado para el rubro porque ofrece genuinas oportunidades de crecimiento. Además, el acceso a este como clientes, mediante las constructoras ganadoras de licitaciones del IPV, permite el desarrollo. “Si bien hay más conciencia de utilizar productos locales, la industria debe estar a la altura de las circunstancias y garantizar la competitividad. Esto significa brindar un buen producto junto a un óptimo asesoramiento”.

Finalmente, en su rol considera que existe cierto prejuicio a nivel cultural, que el sanjuanino debe romper y apostar a la producción local: “La gran parte de los fabricantes trabajan a nivel mundial, simplemente hay que animarse a confiar”.