Jueves 14.11.2019
Actualizado hace 10min.

Fernando Romero: "El 95% del contenido en las redes es audiovisual"

Las personas con perfiles creativos tienden a buscar soluciones originales para problemas concretos, son capaces de ver un poco más allá. Es el caso de Fernando Romero, un ingeniero industrial que supo explotar sus intereses para generar contenidos audiovisuales de vanguardia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En la última década, San Juan se ha convertido poco a poco en un polo cultural de nivel internacional. En pleno auge de la hiperconectividad y difusión de contenido multimedia, un ingeniero industrial supo subirse a esta ola y echar a volar su creatividad para transformar el mercado audiovisual de eventos en nuestra Provincia.

Fernando Romero y Guillermo Cabrera iniciaron su productora “Acople Estudio” en 2010, con la idea de filmar videos musicales para bandas locales. Empero, su inusual punto de vista obnubiló a una futura novia, que no cesó en insistencias para que fueran ellos los que registraran su momento especial. Ese fue el principio de un rotundo éxito para los amigos, quienes supieron aggiornarse a una movida internacional en el registro de este tipo de eventos. “Aparecieron las cámaras réflex con posibilidad de grabar a una muy buena calidad y sin demasiada luz, generando el estilo de cine o desenfoque que brindó la posibilidad de llevar ese punto de vista a otros ámbitos”, explica Fernando, “además, se caracterizaban por ser videos cortos, de no más de 30 minutos, y con la elección estratégica de la música”. La idea de registrar el momento como un invitado más revolucionó el mercado local y se convirtieron en uno de los más solicitados.

Sin embargo, las personas con perfiles creativos se encuentran en la búsqueda constante de nuevos horizontes, y es por ello que Fernando decidió tomar un nuevo rumbo en su carrera. “En un momento, nos empezaron a llamar para la Fiesta del Sol y entramos en el terreno de los institucionales. Ahí me di cuenta que no podía seguir haciendo eventos, porque cuando te sacas ese chip para trabajar  con información más dura, cuesta muchísimo volver. Cambia lo que tenés que transmitir y el foco de la creatividad”, argumenta.

Así, el novel ingeniero decidió salir de su zona de confort y dar un giro. “Hace poco más de un año, comencé a rechazar nuevas propuestas laborales para preparar mis propios proyectos. Ahora estamos con uno que se llama “Piedra viva”, sesiones de música que se graban en recintos culturales de San Juan, con artistas locales y de Buenos Aires para generar un espacio colaborativo de difusión y, también, un registro a la posteridad”, cuenta.

Su formación profesional fue un pilar fundamental para comprender el universo de las industrias y el puntapié para explorar nuevos caminos y, si bien reconoce que no estuvo muy convencido en su elección inicial, hoy entiende que no fue casualidad. Ese aprendizaje le permitió desarrollar ideas en contenidos institucionales específicos que, de otra forma, desconocería: “en el armado de guiones técnicos me siento confiado y dirijo el foco a lo que realmente interesa”.

No obstante, se considera un afortunado en el rumbo que tomó su vida profesional,  ya que el 95% del tráfico en Internet es audiovisual y brinda amplias posibilidades laborales: “tengo la suerte de estar parado en el momento correcto y con la experiencia suficiente para ofrecerle al cliente lo que necesita. Hoy, todos buscan un video, registrar algo y mostrarlo y esto permite que haya trabajo para todos”. Incluso, opina que el egreso de los nuevos realizadores integrales de la Escuela de Cine permite subir el nivel de exigencia, ya que las nuevas mentes creativas ofrecen contenido de vanguardia y eso obliga a que las productoras tradicionales se preocupen por generar videos de alta calidad discursiva. Y agrega: “Estoy convencido de que si estás seguro de tu  producto y de la utilidad que el cliente pueda obtener de él, es imposible no tener un feedback; una carpeta, un pen drive y una buena presentación bastan para que te conozcan y, oportunamente, te empiece a sonar el teléfono”.