Miércoles 24.04.2019
Actualizado hace 10min.

Y llegó el día: así fue el primer capítulo de Game of Thrones

La primera novedad de esta octava temporada aparece con una secuencia de títulos renovada que da cuenta del agujero en el muro y la consecuente avanzada del hielo hacia el sur.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Llegó la hora del principio del fin, el primer capítulo de la última temporada de Game of Thrones, una de las series con mayor impacto en la historia de la TV. Dos años casi pasaron desde que la séptima temporada se despidió con el romance de Jon Snow y Daenerys Targaryen y la alianza entre sur y norte, sellada con una escena de sexo que dejó demasiado que desear, en pos de enfrentar esa amenaza latente de los Caminantes blancos que se hizo realidad con la caída del muro del norte de Westeros.

La primera novedad de esta octava temporada aparece apenas suena la emblemática canción compuesta por Ramin Djawadi para la serie de HBO, con una secuencia de títulos renovada que da cuenta del agujero en el muro y la consecuente avanzada del hielo hacia el sur.

"Por el Trono" es el lema de estos últimos seis capítulos de Game of Thrones en los que debería definirse quién se sienta el Trono de Hierro, pero la inminente Gran Guerra contra el ejército del Rey de la Noche debería postergar esa interna y consolidar la unidad de los Siete Reinos para derrotar al mayor enemigo que enfrentó Westeros en su historia.

Jon Snow ya renunció a la corona de Rey del Norte y se arrodilló ante Daenerys, antes de saber que él mismo es en realidad el legítimo heredero del Trono. Cersei Lannister prometió su apoyo en la Gran Guerra desde King's Landing, pero en realidad tiene otros planes y no ve con malos ojos la caída de sus enemigos por más que eso también pueda significar su destrucción.

Game of Thrones acostumbró a su público a preparar la mesa en los comienzos de temporada para que los platos fuertes, ese gran sello de la serie repleto de asesinatos impulsivos y frías venganzas, lleguen con el correr de los capítulos. Sin embargo esta octava temporada va directo a los bifes, tal vez por estar compuesta por casi la mitad de episodios que las primeras seis. Aquí no se esquivan los preparativos para la Gran Guerra, que se nota que se va a hacer desear al menos un par de capítulos, pero la última temporada comienza con grandes revelaciones. La entrada a caballo de Jon y Daenerys a Winterfell marca el tono del capítulo, repleto de esos reencuentros, muchos de ellos incomodísimos, propiciados por la necesidad de una alianza que deje de lado todo tipo de diferencias para derrotar al Rey de la Noche. Tyrion Lannister, referente político de la serie y eventual aliado de casi todos los bandos, lo deja bien claro de entrada: "Sé que no hemos sido amigos en el pasado. Pero debemos pelear juntos o morir".

Los tiempos apremian cuando el Rey de la Noche ya traspasó el muro, así que esa cabalgata lado a lado de Jon y Daenerys se transforma enseguida en un deslumbrante paseo romántico montando dragones. Acá ya casi no queda tiempo para preparativos, es necesario ir directo a lo grande. Y así es como Sam Tarly, apenas descubre ese lado oscuro oculto de Daenerys, va directo al encuentro de Jon Snow y le tira la bomba sobre su ascendencia real sin anestesia. "Abandonaste tu corona para salvar a tu pueblo. ¿Ella haría lo mismo?", le pregunta Sam a Jon y siembra por primera vez en la serie la duda sobre las verdaderas intenciones de Daenerys.

El Rey de la Noche y sus Caminantes blancos están a punto de imponer sus condiciones y encima ahora hasta peligra esa fórmula Daenerys Targaryen y Jon Snow que parecía imbatible para gobernar Westeros y ponerle fin al reinado de Cersei Lannister.

FUENTE: Clarín